lunes, 2 de mayo de 2011

OBAMA, EEUU Y LA MUERTE DE OSAMA BIN LADEN







BIN LADEN Y EL TERRORISMO "TERCERIZADO" DE LA CIA

(Por IAR Noticias)

La trama funcional y mediática de los ataques terroristas del 11-S, 11-M y 7-J, y las operaciones encubiertas de la CIA con los grupos islámicos. La nueva inteligencia estratégica con el "terror" y su articulación con las grandes cadenas informativas internacionales.El 11-S en EEUU, el 11-M en España, y el 7-J en Gran Bretaña demostraron que ante los hechos terroristas consumados de Al Qaeda, el sistema, las autoridades del mundo se quedan sin respuesta.Ningún especialista podría explicar masivamente este nuevo tipo de inteligencia estratégica con el terror (una metodología que ya es estadística y verificable), primero porque ningún medio lo publicaría, y segundo porque estas estrategias mediáticas-terroristas son calladas hasta por los propios adversarios de Bush.


Si los denunciaran no podrían probarlo: la CIA no deja marcas ni huellas dactilares. La planificación y la concreción de las operaciones terroristas son secretas y su "éxito" -medido en términos de resultados- depende fundamentalmente del factor sorpresa.Así como no existe un boletín oficial de la CIA donde se pueda buscar o corroborar información sobre sus infinitas redes de contactos, operaciones especiales y tácticas de infiltración en el mundo islámico, tampoco los grupos radicalizados que utilizan el terrorismo como arma política y militar "publican" las fechas de sus atentados en los medios de comunicación.

Sólo se publica o trasciende en los medios aquellos rumores o información interesada que son manipulados por las propias organizaciones terroristas o servicios de inteligencia con la finalidad de testear o sondear previamente reacciones sociales e internacionales ante una determinada operación en fase preparatoria para su realización.Sólo queda el análisis del beneficiario de los ataques. EEUU (y sus corporaciones multinacionales), que de esta manera soluciona todas las alternativas y los vaivenes de sus políticas imperialistas de conquista de mercados y de recursos estratégicos, silencia las acusaciones en su contra, y hace hablar al mundo en un mismo idioma: el terror.


EL EJE CIA-AL QAEDA -TALIBÁN-PAKISTÁN

Hay un conjunto de expertos que sostienen que los atentados terroristas de Nueva York, Madrid y Londres fueron realizados por mercenarios islámicos infiltrados, entrenados y financiados por la CIA, que en la mayoría de los casos desconocían para quien trabajaban.Son muchos los especialistas, entre ellos Michel Chossudovsky, que sostienen que históricamente la CIA infiltró los cuadros combatientes islámicos utilizando de intermediario al servicio de inteligencia paquistaní (ISI), que en la actualidad sigue actuando de nexo entre los grupos terroristas que operan en Asia, los Balcanes y Medio Oriente, principalmente la red Al Qaeda. Reclutado y entrenado por la CIA y el Istajbarat, que dirigía desde Riad el príncipe Turki Al Faysal, desde 1980 el joven Osama Bin Laden tomó parte en la lucha contra los soviéticos organizando campos de adiestramiento y de reclutamiento.




A su vez servía de nexo para la canalización de fondos y de armas para la Jihad Islámica, procedentes de la red de droga y de dinero negro centralizada en Arabia Saudita.A partir de 1982 se estableció en Peshawar donde puso en marcha la entidad Al Maktab ul-Khidamat Mujahideen, una oficina de servicios a los mujaidines contratados para combatir contra los soviéticos.Con su cuartel general instalado en Peshawar, en donde se dictaban clases de adoctrinamiento político y de estudio religioso, Bin Laden estableció estrechos contactos con ramas islamitas nacionales, como la Jihad Islámica egipcia Al Jihad Al Islami, y con organizaciones de dimensión transnacional, como los Hermanos Musulmanes, el histórico movimiento islamista fundado en Egipto en 1928.


De todo este conglomerado de mujaidines a su mando, entre 12.000 y 20.000 hombres, y del contacto con grupos integristas del exterior surgió en 1988 Al Qaeda (La Base), convertida más tarde en la columna vertebral de los movimientos terroristas islámicos que operan por cuenta de la CIA en Asia y Medio Oriente.Sin tomar parte casi en ningún combate, según la mayoría de sus biógrafos, la función de Bin Laden consistió en acrecentar la financiación encubierta estadounidense y saudita con fondos procedentes del tráfico de opio y morfina, y el reclutamiento de miles de voluntarios árabes de otras nacionalidades, como uzbecos soviéticos, moros filipinos o uigures de la región china de Xinjiang.


Unos 35 mil extremistas musulmanes, provenientes de 40 países islámicos, se sumaron a la lucha de Afganistán entre 1982 y 1992, entrenados y financiados por la red encubierta del eje CIA-ISI-Arabia Saudita, y teniendo a Bin Laden como uno de sus operadores centrales.Según el periodista especializado, Walter Goobar, de uno de los centros de reclutamiento de Bin Laden en Brooklyn, los voluntartios pasaban a “La Granja”, nombre con que se conocía en la jerga del espionaje a Camp Peary, un centro de reclutamiento de la CIA en Virginia.En “La Granja”, los reclutas musulmanes provenientes de todo el mundo aprendieron las técnicas de sabotaje y de terrorismo dictadas por oficiales y especialistas norteamericanos.


Entre sus "egresados" más famosos se cuenta Ramzi Ahmed Yusuf, quien en la actualidad cumple condena a cadena perpetua como principal implicado en el atentado contra las torres gemelas el 11-S.Otros revistarían en el presente como miembros del "estado mayor" de la organización Al Qaeda fundada por Bin Laden, el guerrero de la CIA que hoy supuestamente se oculta en la zona de Pakistán que fue devastada por el último terremoto que azotó Asia.Las pantallas y los desplazamientos secretos de estas operaciones impedían que la mayoría de los combatientes -salvo sus comandantes mayores- conocieran los objetivos encubiertos que se montaban detrás de su causa religiosa.En esta fase la CIA y su brazo de la inteligencia paquistaní estaban concentrados en planes destinados a desestabilizar a los ex regímenes socialistas en los Balcanes.


Tras la desaparición de la Unión Soviética las redes del terrorismo islámico, incluída Al Qaeda, se habían extendido por las ex repúblicas musulmanas que integraban la URSS antes de su desintegración.El eje Talibán-Al Qaeda-Pakistán-Chechenia se solidificó y fue clave para la construcción del régimen islámico radicalizado que imperaba en Afganistán desde 1996.EE.UU. comenzó a perder influencia sobre las redes islámicas que habían tomado Afganistán en 1989 como base de despliegue para extender la guerra santa a toda el Asia y Medio Oriente.La CIA, con financiación encubierta de la mafia rusa ligada a la droga y al contrabando de armas, comenzó a entrenar a los grupos antitalibanes nucleados en la Alianza del Norte, que desestabilizaron al gobierno Talibán y prepararon el terreno para la invasión militar.


Sin embargo, la Alianza del Norte también fue obra de los servicios de inteligencia de Rusia y de los países que sostenían posiciones contra el radicalismo talibán-checheno instalado en Kabul.Los líderes guerrilleros islámicos se convirtieron en jefes de bandas armadas que luchaban entre sí por el control de los negocios turbios que giraban alrededor de la droga y el tráfico de armas, controlados secretamente por la CIA y la ex burocracia corrupta del imperio soviético en los Balcanes.Mientras que Arabia Saudita, Pakistán y Chechenia apoyaban y daban cobertura logística a los talibanes; Irán, Rusia, India y cuatro repúblicas de Asia Central -Kazajstán, Uzbekistán, Kirguizístán, Tajikistán- sostenían abiertamente a la Alianza del Norte que intentaba derrocar al gobierno de Kabul.La administración Clinton y el Pentágono, a mitad de los 90, se habían propuesto expulsar a la conexión Talibán-Al Qaeda-Chechenia del control de Afganistán.Su independencia de poder y los planes propios que tenían para el mundo islámico, los hacía inviables para la geopolítica de EEUU en la región.


Con la desaparición de la Unión Soviética, a principios de los 90, las formaciones de mujaidines que habían servido para combatir y desestabilizar a la URSS durante las administraciones de Reagan y Bush padre, habían perdido su razón de ser funcional.De esta manera se dividió y se rompió la coalición islámica que expulsó a los soviéticos de Afganistán.Tras la derrota de la Unión Soviética en Afganistán la sociedad de la CIA con los grupos fundamentalistas islámicos entró en contradicción.Una parte de la Jihad (caso del eje Talibán-Al Qaeda-Chechenia) intentó construir poder propio al margen de los intereses económicos y geopolíticos de Estados Unidos a partir de tomar el gobierno de Afganistán.


La CIA, que permanecía infiltrada, tanto en la Alianza del Norte como en el régimen talibán, por medio de la inteligencia pakistaní, comenzó a diseñar la operación que culminaría con la invasión militar norteamericana a Afganistán tras la voladura de las Torres Gemelas.El gobierno fundamentalista de los talibanes -con Bin Laden como virtual ministro de Defensa- terminaría en el 2001 a causa de las múltiples operaciones de la CIA sobre los enemigos internos y externos de los talibanes, que culminó con la invasión militar norteamericana a Afganistán.Y cuyo factor de desenlace principal fue el apoyo de Pakistán y de su estructura de inteligencia a la invasión militar contra el régimen talibán, tras los atentados del 11-S en Nueva York


EL 11-S Y EL TERRORISMO "TERCERIZADO DE LA CIA"

Para el profesor Michel Chossudovsky los ataques del 11 de septiembre no fueron un acto de "terrorismo individual" organizado por una célula aislada de Al Qaeda, sino que más bien fueron parte de una operación coordinada de inteligencia militar, que surge del servicio secreto paquistaní (ISI).

Dice el profesor Michel Chossudovsky, de la Universidad de Ottawa:

"Según el informe de inteligencia del gobierno de India los perpetradores de los ataques del 11 de septiembre tenían vínculos con el ISI paquistaní, el cual a su vez tiene vínculos con agencias del gobierno estadounidense. Lo que esto sugiere es que personas clave dentro de la institución de la inteligencia militar estadounidense podrían haber sabido de los contactos del ISI con el líder del grupo terrorista del 11 de septiembre, Mohamed Atta, y no actuaron".


Según Chossudovsky, el jefe de los espías paquistaníes, el teniente general Mahoud Ahmad, "estaba en Estados Unidos cuando los ataques ocurrieron", y según informó entonces The New York Times, "dio la casualidad de que estaba por acá en una habitual visita de consulta".

Al examinar los supuestos vínculos entre los terroristas y el ISI, debe comprenderse que el teniente general Mahmoud Ahmad, como cabeza del ISI, tenía un "nombramiento aprobado por Estados Unidos", apunta el profesor.Como líder de la inteligencia paquistaní desde 1999, estaba en relación con sus contrapartes en la CIA, la Agencia de Inteligencia de Defensa (DIA, por sus siglas en inglés) y el Pentágono.También hay que tener en cuenta que el ISI paquistaní se mantuvo, desde el fin de la guerra fría hasta ahora, como la base de despegue para las operaciones encubiertas de la CIA en el Cáucaso, Asia Central y los Balcanes", señala Chosudowsky ".

Ralph Shoenman, activista y autor estadounidense, en una entrevista en La Jornada, en enero de 2002, afirma que "los eventos del 11 de septiembre reflejan una operación que fue anticipada y prevenida por agencias de inteligencia de distintas partes del mundo".

"De hecho, las circunstancias del 11 de septiembre reflejan claramente lo que se denomina un stand down (es decir que deliberadamente se bajó la guardia) de la fuerza aérea, porque los edificios fueron atacados en Nueva York una hora y quince minutos antes del ataque al Pentágono", apunta. Para Shoenman "la gente que se encargó de obtener un departamento, proveer los fondos y rentar la camioneta resultó ser la Mossad. Ese atentado fue una operación del FBI y la Mossad y este es el fondo de la operación del 11 de septiembre".Por su parte, el ex ministro de Defensa de Alemania, Andreas von Bulow, durante una entrevista en el programa radial de Alex Jones señaló: "Osama Bin Laden, como Al Qaeda, como el Taliban, incluso Saddam Hussein, todos son figuras que en tiempos anteriores fueron captados por la CIA".


"Así probablemente ellos han sido reciclados en el sistema como los tipos malos. Antes, ellos fueron los tipos buenos que sacaban a Rusia de Afganistán y se ocupaban de esto, consiguiendo así el dinero. Y ahora son pagados para ser usados como los tipos malos", afirma ex titular de la Defensa alemana.Un informe de la Oficina del Inspector General del FBI, difundido el 9 de junio de 2005, revela por primera vez como la CIA encubrió datos y protegió la presencia de dos de los autores del 11-S, antes de los ataques, dando nuevos indicios de que detrás de los atentados estuvo la "mano negra" del poder norteamericano.El estudio interno del FBI provee varias revelaciones importantes acerca de como la CIA y el resto de las agencias de inteligencia estadounidenses ignoraron y aún suprimieron las advertencias en el período que se prepararon los ataques contra las torres y el Pentágono. El capítulo más probatorio en el informe del Inspector General del FBI está relacionado con Khalid al-Mihdhar y Nawaf al-Hazmi, dos de los presuntos secuestradores del 11-S quienes vivieron la mayor parte del 2000 y 2001 en el área de San Diego.


DE ACUERDO AL INFORME DEL FBI:

"...ellos no intentaron esconder sus identidades. Usando los mismos nombres de sus documentos de viaje y con algún contacto, al menos, en la comunidad de inteligencia, alquilaron un departamento, obtuvieron su licencia de conducir del Departamento de Vehículos del estado de California, abrieron una cuenta bancaria y recibieron tarjetas de crédito. Compraron y usaron automóviles y seguros, tomaron lecciones de vuelo en una escuela local, y obtuvieron un teléfono figurando el nombre de Hazmi en la guía".

Según el documento del FBI, los secuestradores de los aviones que impactaron en las Torres Gemelas no se manejaban como ocultos conspiradores, tratando de evadir al más poderoso aparato de espionaje del mundo, sino como personas indiferentes a las amenazas a su seguridad, lo que da la pauta de que la CIA los tenía bajo control.
Según un informe aparecido en The New York Times, que citaba como fuente un antiguo miembro de los servicios de inteligencia de defensa y un representante republicano en el Congreso, más de un año antes del 11-S, una unidad militar de inteligencia identificó al supuesto jefe de los secuestradores de aviones del 11-S, Mohamed Atta, y a otros tres "terroristas" como posibles miembros de una célula de Al Qaeda operativa en Estados Unidos.





En el verano de 2000, el equipo militar preparó un informe que incluía fotografías de los cuatro hombres y recomendó al Comando de Operaciones Especiales Militares compartir la información con la Oficina Federal de Investigación (FBI), según afirmaron el congresista Curt Weldon y el ex miembro de la inteligencia, quien habló bajo condición de anonimato. La recomendación fue rechazada.El arsenal de pruebas sobre la vinculación de los grupos operativos islámicos que secuestraron los aviones con la CIA suma decenas de informes y miles de páginas, que de citarlos habría que construir un sitio especial.

LOS "ESLABONES CELULARES" Y EL 7-J EN LONDRES

A la luz de la experiencia, los expertos señalan que en las operaciones del terrorismo "tercerizado" de la CIA es común que actúen varios grupos operativos infiltrados, sin conexión entre sí, pero que responden a la consecución de un mismo objetivo terrorista impidiendo que aparezca el verdadero organizador y beneficiario.Según lo que se desprende de las distintas investigaciones sobre los grupos operativos del 11-S en Nueva York, 11-M en Madridy el 7J en Londres, toda la metodología de reclutamiento, entrenamiento y preparación de los ataques terroristas está "tercerizada" y sus verdaderos objetivos son desconocidos por sus ejecutores, quienes actúan motivados por convicción religiosa y por dinero.Aunque en algunos casos -así lo reconocen los especialistas- la alienación religiosa juega (y puede jugar) un rol clave y gravitante esencial en los grupos infiltrados.

De cualquier manera, la conformación "celular" de los grupos operativos terroristas, donde cada integrante solo se conecta con el resto por medio de su "control" (un agente encubierto de la CIA) hace imposible que los ejecutores de los ataques conozcan la planificación general y el verdadero objetivo de los mismos.Curiosamente, y como generalidad, los mercenarios o alienados religiosos que ejecutan los atentados generalmente sólo descubren la dimensión de su "obra" destructiva por la televisión. Y esto sucede por el carácter cerrado y "celular" de las operaciones terroristas de la CIA, donde cada parte no se comunica con la otra, aunque el efecto funcional de las piezas arrojan un "resultado general".


Según el sitio web Prison Planet, una agencia de consultoría (supuestamente vinculada con el gobierno británico) estaba ejecutando un ejercicio que simulaba un ataque con explosivos en el tren subterráneo de Londres exactamente en el mismo momento y en el mismo área donde sucedían los ataques terroristas del 7-J en Londres.En una entrevista en la radio BBC 5 que fue emitida en la tarde de ese día 7, el conductor entrevistó a Peter Power, Director Gerente de Visor Consultants.com, que factura como una compañía asesora en "manejo de crisis".Peter Power es un ex un oficial de Scotland Yard, que se desempeñó alguna vez en la sección Anti-Terrorista Rama.


Power le dijo al conductor del programa que en el momento exacto que sucedían las explosiones de Londres, su compañía estaba ejecutando un gran ejercicio con 1,000 personas que ponía como escenario ataques al tren subterráneo de Londres, en la misma zona y en el momento exacto que que sucedían los ataques en la vida real. Según Prison Planet, el ejercicio comprendía varias metas diferentes. Entre ellas, llevar a cabo la operación sin que el gran despliegue del servicio de seguridad se diera cuenta de lo que estaba sucediendo, y luego, si eran capturados durante el ataque o después de este con cualquier evidencia incriminatoria, ellos podrían demostrar que formaban parte del el ejercicio.

Prison Planet parangona el hecho sucedido el 7-J en Londres con lo que sucedió en la mañana del 9/11/2001, durante los ataques terroristas en Nueva York cuando una agencia del gobierno controlada por la CIA estaba llevando a cabo ejercicios de volar aviones secuestrados contra el WTC y el Pentágono, a las 8:30 de esa mañana. Los gran cantidad de "puntos" en las pantallas del NORAD (la Comandancia de Defensa Aerospacial Norteamericana por sus siglas en inglés) que desplegaron tanto los aviones realmente secuestrados como los aviones de los simulacros, explican por qué los confusos informes de prensa surgidos horas después del ataque señalaban que eran por lo menos 8 los aviones secuestrados.



Para Prison Planet, las bombas de Londres tuvieron la misma firma que las bombas de Madrid del 11 de marzo de 2004. Ambos atentados explosivos son similares al atentado explosivo en Bolonia en 1980 que asesinó a más de 80 personas. El nivel de alerta de terrorismo de Londres se bajó antes que los ataques explosivos del 7-J tuvieran lugar. Esto proporcionó una protección extra a los perpetradores para planear y ejecutar el ataque sin tener que evadir una seguridad más severa, apunta el informe.
Los simulacros de ataque en el tren subterráneo de Londres, realizados paralelamente a los atentados reales, fueron usados como el soporte alternativo de encubrimiento para llevar a cabo el ataque (se utilizaron los argumentos del simulacro para desactivar las alertas de seguridad durante los taques reales).Esto demuestra, como sostienen los expertos, que en cada ataque de Al Qaeda, el terrorismo "tercerizado" diversifica las operaciones en compartimentos celulares que no se tocan entre sí.


LA TRAMA MEDIÁTICA

Todo el proceso de terrorismo mediático con Al Qaeda y Bin Laden , desde el 11-S en adelante, se desarrolló en los medios de comunicación, principalmente en las cadenas televisivas, que trasmiten en vivo las imágenes de destrucción que a través de un ida y vuelta -feed baack- generan masivamente la psicosis terrorista a escala planetaria.Sin la "globalización de la imagen", a Washington y la CIA les hubiera sido imposible crear la figura de Bin Laden como el mítico "enemigo número uno de la humanidad" tras la voladura de las Torres Gemelas, iniciando así la era de la utilización del terrorismo mediatizado como estrategia y sistema avanzado de manipulación y control social.

De esta manera, las operaciones terroristas de la CIA con Al Qaeda, con sólo cuatro bombas detonadas sincronizadamente a distancia (como ocurrió en Londres) pueden multiplicar infinitamente (casi como una bomba nuclear) los efectos políticos y sociales de la destrucción por medio de la difusión mediática manipulada y nivelada masivamente para todo el planeta.El proceso de "miedo al terrorismo" es alimentado a su vez por las grandes agencias y cadenas internacionales que se encargan de difundir por todo el planeta, y como si fuera una novela de espionaje, versiones, trascendidos, comunicados, cartas, videos con nuevas amenazas, "información secreta" sobre grupos terroristas, pistas "árabes", etc., etc., cuya usina matriz, en la mayoría de los casos, se encuentra en los sótanos de planificación de la CIA o del resto de la estructura de inteligencia norteamericana, o israelí.

Esta situación particular del "terrorismo mediático" como arma de manipulación política y social determina que sus causas y objetivos sólo puedan ser leídos en el plano mediático, y no en el marco del análisis político o estratégico convencional.
El 7-J en Londres sirvió para reinstalar nuevamente la "guerra contraterrorista" en el centro de la escena mundial, manipular gobiernos con "planes antiterroristas", y mantener latente el "terrorismo de Al Qaeda" como una carta en la manga a sacar cuando la coyuntura internacional (o local) lo requiera.El libreto con el 7-J fue casi lineal al desarrollado tras los ataques del 11-M en Madrid: cacerías encarnizadas de musulmanes, "psicosis terrorista" recorriendo Europa, gobiernos embarcados en "planes contraterroristas", "pistas árabes", supuestos participantes apresados o en la mira, paranoia sin fin amplificada noche y día por las cadenas internacionales, amenazas de "nuevos ataques", y los habituales megaoperativos de control y alertas de "máxima seguridad" que confieren más dramaticidad al clima de "miedo al terrorismo".


En síntesis, en este circuíto perverso de mercado, oferta y ganancia capitalista, hay que encontrar la razón de la existencia del "terrorismo de Al Qaeda", y su inmediata contrapartida: la "guerra contraterrorista" con la que Washington justifica sus invasiones imperialistas, de las que luego se benefician económicamente sus corporaciones y consorcios financieros transnacionales.De esta manera, queda en claro que las acciones de Al Qaeda, un monstruo de mil cabezas inventado por la CIA, y sobre cuyas redes y entramado logístico no existe información verificable y confiable, sólo se las puede evaluar con un adecuado análisis y procesamiento que empiece por lo particular y termine por lo general, o sea por el "beneficiario principal" de las acciones terroristas de Al Qaeda.

Y queda en claro también, que el promocionado "fundamentalismo militar" del ex presidente Bush, su mediatizada "obsesión" con la "guerra contra el terrorismo", no es nada más que una cáscara encubridora de un monumental negocio y saqueo capitalista de recursos estratégicos montado sobre una aceitada maquinaria mediática de manipulación psicológica y aprovechamiento militar-económico de las amenazas y los ataques terroristas.La lógica del "nuevo enemigo" de EEUU, identificada con el terrorismo tras el 11-S, se articula operativamente a partir de la "guerra antiterrorista", una estrategia de dominio imperial-militar que compensa la desaparición del "enemigo estratégico" en el campo internacional de la Guerra Fría: la Unión Soviética.

Obama, el mediocre gerente negro que sucede a Bush, solo continúa, en otra escala, la misma estrategia de Estado, y el asesinato por encargo de Bin Laden no es nada que un reciclamiento de la "guerra contraterrorista".De manera tal, que la "guerra contra el terrorismo" no fue un "capricho" pasajero de Bush", sino una política de Estado del Imperio norteamericano, y una estrategia central en el marco de la expansión y de las ganancias del capitalismo transnacional, más allá de quien ocupe eventualmente el sillón de la Casa Blanca.


BIN LADEN Y EL NUEVO SIMULACRO "TERRORISTA" DE LA CIA

(IAR Noticias)

En todos los casos, el "terrorismo" (un arma estratégica de la Guerra de Cuarta Generación) va actuar como elemento desencadenante y fusionante de los acontecimientos que se avecinan en el teatro de los conflictos internacionales por la preservación del orden imperial regente.Los movimientos traumáticos (sean económicos, militares o "terroristas") en el tablero mundial no están marcados por caprichos personales de eventuales gobernantes sino por necesidades estratégicas de supervivencia inmediata que tienen los Estados imperiales y el sistema capitalista.
En ese sentido, Bin Laden (supuestamente muerto por un comando del Pentágono) fue una valiosa carta que la CIA y los servicios estadounidenses y europeos siempre se reservaron para resolver cualquier "salida" imperial (económica o militar) que requiriera consenso internacional.

Bien empleada, la herramienta "terrorismo" (un arma que combina la violencia militar con la Guerra de Cuarta Generación) tiene como objetivo central: Generar una conflicto (o una crisis) para luego aportar la solución más favorable a los intereses del que la emplea.Por ejemplo: El 11-S (activado por la CIA infiltrada en los grupos islámicos) en EEUU fue el detonante del conflicto, y la "guerra contraterrorista" posterior, y las invasiones a Afganistán e Irak, fueron parte de la alternativa de solución.La muerte de Bin Laden forma parte del nuevo montaje de la "amenaza islámica" en EEUU, los diversos "ataque terroristas" frustrados antes de que sucedan a escala planetaria.El reciclamiento de las amenazas de "Al Qaeda" en Asia, África y Medio Oriente, las denuncias de Obama y los líderes europeos sobre complots "terroristas islámicos" en marcha, las detenciones masivas de "sospechosos" en EEUU y Europa, son piezas operativas del lanzamiento (y aggiornamiento) de una nueva fase de la "guerra contraterrorista" a escala global.

La "guerra contraterrorista" se reactualizó en los últimos meses con una oleada mundial de advertencias de "ataques terroristas" a escala global, con epicentro en Europa y en EEUU, donde el "peligro islámico" recobró vigor con la histeria islamofóbica desatada con la amenaza de la quema de ejemplares del Corán.Nuevamente las "alertas terroristas" con amenazas de "ataques inminentes" busca desatar otra ola de psicosis mundial con el "terrorismo", y una vez más, las comunidades islámicas de Gran Bretaña y Europa están siendo sometidas a cacerías y detenciones de sospechosos de integrar un "complot terrorista".

Desde el último aniversario del 11-S en EEUU, Reino Unido, Francia, Alemania, España, las potencias centrales europeas, se acoplaron a las advertencias de EEUU, con sus propias denuncias y señales de "ataques terroristas" en alta escala.
La oleada de advertencias en cadena convirtieron a la eurozona en una blanco potencial (y de alto riesgo) de ataques sincronizados del "Al Qaeda", cuya "reaparición" también se registraba en todas las zonas conflictivas o de ocupación de Asia, África y Medio Oriente.Y en ese tablero, sobresale nítidamente la operación con la supuesta muerte de Bin Laden lanzada por la Casa Blanca y el Pentágono, y orientada a un reciclamiento global de la "guerra contraterrorista" y a potenciar la reelección presidencial de Obama el año que viene.

"TERRORISMO" AGGIORNADO:EEUU "MATÓ" A BIN LADEN PARA QUE "AL QAEDA" SIGA VIVIENDO

(IAR Noticias)

Washington se sacó de encima a un trasto usado y ya inservible (Bin Laden), y sentó las bases estratégicas y doctrinarias de un reciclamiento y modernización de la "guerra contraterrorista" a escala planetaria: "Matamos a Bin Laden, pero Al Qaeda sigue viva y se multiplica mucho más peligrosa que antes", es el mensaje implícito de la Casa Blanca gerenciada por Obama. En síntesis, EEUU "mató" a Bin Laden, pero el "terrorismo islámico" lo sobrevive y engendra nuevas crías (y "amenazas terroristas") como el huevo de la serpiente. Como diría George W. Bush: Ese es el plan.


Resumamos: El domingo, y con una impresionante cobertura mediática en vivo a escala global, EEUU "mató" oficialmente Bin Laden, pero advirtió al mundo que Al Qaeda y el "terrorismo islámico" siguen en pie y con su capacidad de "ataques terroristas" multiplicada.En síntesis, con la "muerte" de Bin Laden la "guerra contraterrorista" se recicla y reactualiza planetariamente sobre el "miedo" multiplicado a los atentados Al Qaeda sin límites territoriales ni continentales.Esa es la clave del surrealista (y oportunista) anuncio de Obama sobre la muerte del mitológico "líder" de Al Qaeda fabricado por las usinas de la CIA en la década de los ochenta (Ver: Bin Laden: un soldado de la CIA).No hay cadáver, no hay pruebas de la muerte, y hay sólo dos argumentos convergentes que justifican el anuncio:

1) EEUU necesita nuevos fundamentos estratégicos para seguir desarrollando la "guerra contra el terrorismo".

2) Obama necesita enterrar a Bin Laden para ganar las elecciones en el 2012.

En todos los casos, el "terrorismo" (un arma estratégica de la Guerra de Cuarta Generación) va actuar como elemento desencadenante y fusionante de los acontecimientos que se avecinan en el teatro de los conflictos internacionales por la preservación del orden imperial regente.

Desde el 11-S, en el 2001, el "terrorismo" se constituyó en una herramienta clave del Estado imperial USA para administrar y controlar la maquinaria planetaria del "nuevo orden" emergente tras el estallido de las Torres Gemelas en Nueva York.

Hay tres razones estratégicas de fondo que justifican la permanencia de la "guerra contraterrorista" como principal hipótesis de conflicto mundial:

1) Expansión de la industria armamentista (corporaciones del Complejo Militar Industrial).

B) Justificación doctrinaria de las guerras preventivas por conquistas de mercado (ocupaciones militares).

3) Clave argumental para el posicionamiento hegemónico de EEUU en el nuevo ordenamiento geopolítico y militar globalizado.


Bush pudo mantenerse durante dos períodos en la Casa Blanca, con el aprovechamiento del 11-S y la leyenda de Bin Laden "amenazando" desde su escondite inexpugnable, y Obama va por su reelección "matando" a Bin Laden y creando la leyenda de una Al Qaeda potenciada de mil cabezas que extiende sus "amenazas terroristas" por todo el planeta.En la agenda de la inteligencia militar estadounidense Bin Laden obedece a dos tipos de construcciones. Una verdadera, asociada con las redes secretas del terrorismo, y otra fabricada para consumo mediático.En la primera, se indica que su formación de soldado terrorista proviene de los sótanos históricos de entrenamiento de la CIA. Y en la segunda, las evidencias lo señalan como un espectro fantasmal sobre el cual se montaron innumerables campañas de prensa internacional para generar miedo con el "terrorismo".




El líder de Al Qaeda fue fabricado de acuerdo a las necesidades del "nuevo enemigo", que el imperio necesitaba mostrar a la sociedad después de los atentados del 11-S, y que la inteligencia norteamericana utilizó para conseguir consenso local e internacional a sus nuevas políticas de invasión militar.La nueva consigna lanzada por Obama el domingo: Muere Bin Laden, pero Al Qaeda se potencia y comienza a engendrar crías como el huevo de la serpiente.Mientras anuncia la "muerte" de Bin Laden Washington, a coro con las potencias imperiales, advierte a los cuatro vientos que Al Qaeda se apresta a una escalada de "atentados terroristas" para vengar a su jefe.El Departamento de Estado advirtió este lunes a los ciudadanos estadounidenses que tras la muerte del líder de Al Qaeda, Osama Bin Laden, ellos se han convertido en objetivos potenciales de la "violencia antiestadounidense" en todo el mundo.


"Dada la incertidumbre y la volatilidad de la actual situación, urgimos a los ciudadanos estadounidenses en áreas donde estos acontecimientos (el "terrorismo") pueden causar violencia antiestadounidense a limitar sus viajes fuera de sus casas y hoteles y a evitar concentraciones y demostraciones masivas", puntualiza el comunicado.Por su parte, el abanderado inicial de la "guerra contraterrorista", el ex presidente George W. Bush, advirtió que "La lucha contra el terror continúa, pero esta noche Estados Unidos ha mandado un mensaje inequívoco: no importa cuanto se tarde, se hará justicia".


"Es un triunfo rotundo para la justicia, la libertad y los valores compartidos por todas las naciones democráticas que luchan hombro con hombro con determinación contra el terrorismo", afirmó el primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu.El secretario general de la OTAN, Anders Fogh Rasmussen, calificó de "éxito significativo" la muerte del líder de Al Qaeda, Osama Bin Laden, en una operación de las fuerzas especiales estadounidenses en Pakistán, y reafirmó el compromiso de los aliados para "impedir que Afganistán se convierta de nuevo en un santuario para el terrorismo".

No obstante la "euforia" reinante entre los lideres imperiales, una generalizada duda sobre la autenticidad del anuncio se extiende mundialmente a partir de la no existencia de pruebas sobre la muerte de Bin Laden.


RECICLAMIENTO DE LA "GUERRA CONTRATERRORISTA"

El grotesco anuncio sin pruebas ni cadáver de la "muerte" de Bin Laden (sólo posibilitado por la complicidad de los gobiernos y de los medios de comunicación, y por la ausencia de contrainformación y de análisis totalizado de los fundamentos del uso estratégico de la "guerra contra terrorista") es sólo el reverso de una estrategia que continúa desde el 11-S hasta aquí.EEUU, con la administración Bush tras el 11-S, no solamente instaló un nuevo sistema de control político y social por medio de la manipulación mediática con el "terrorismo", sino que además inauguró un "nuevo orden internacional" (sustitutivo de la "guerra fría" con la ex URSS) basado en la "guerra contraterrorista" que sirvió de justificación a las nuevas estrategias expansionistas del Imperio norteamericano y de las trasnacionales capitalistas. Obama, con este anuncio, continúa esa estrategia por otras vías.


Desde el punto de vista geopolítico y estratégico, el "terrorismo" no es un objeto diabólico del fundamentalismo islámico, sino una herramienta de la Guerra de Cuarta Generación que la inteligencia estadounidense y europea vienen utilizando (en Asia y Europa) para mantener y consolidar la alianza USA-UE en el campo de las operaciones, para derrotar a los talibanes en Afganistán, justificar acciones militares contra Irán antes de que se convierta en potencia nuclear, y generar un posible nuevo 11-S para distraer la atención de la crisis recesiva mundial.A nivel geoeconómico se registra otra lectura: Si se detuviera la industria y el negocio armamentista centralizado alrededor del combate contra el "terrorismo" (hoy alimentado por un presupuesto bélico mundial de US$ 1,460 billones) terminaría de colapsar la economía norteamericana que hoy se encuentra en una crisis financiera-recesiva de características inéditas.


Esta es la mejor explicación de porqué Obama, hoy sentado en el sillón de la Casa Blanca, ya se convirtió en el "heredero forzoso" de la "guerra contraterrorista" de Bush a escala global.La misma interpretación se puede inferir para las potencias de la Unión Europea que adhieren a los planes globales de la "guerra contraterrorista", así como para China, Rusia y las potencias asiáticas cuyos complejos militares facturan miles de millones con armas y tecnología destinadas al combate contra el "terrorismo".Como se sabe, los "planes contraterroristas" son el principal rubro de facturación de los presupuestos armamentistas a escala global y conforman la mayor tasa de rentabilidad de las corporaciones de la guerra que giran alrededor de los complejos militares industriales de EEUU, Europa y Asia.En el 2004,la Unión Europea se sumó a la estrategia norteamericana diseñando y poniendo en práctica un plan "contraterrorista" que trasladaba a territorio europeo la cruzada militar y de seguridad contra el "eje del mal", que iniciara la administración Bush tras los atentados del 11-S.


Tras la imposición planetaria del combate contra el terrorismo (principalmente islámico) la "psicosis terrorista" inundó las portadas de la prensa internacional y se extendió por aeropuertos, metros, estaciones de trenes, y por todo lugar donde se produjeran concentraciones masivas de personas.Este escenario, con las potencias centroasiáticas (que compiten por áreas de influencia con el eje USA-UE) adhiriendo a la "guerra contraterrorista" liderada por EEUU, marca con claridad como Al Qaeda y el hoy extinto Bin Laden (un invento histórico de la CIA) ensambla en un solo bloque al sistema capitalista más allá de sus diferencias sectoriales.La "simbiosis" funcional e interactiva entre Bush y Al Qaeda tiñó ocho años claves de la política imperial de EEUU. A punto tal, que a los expertos les resulta imposible pensar al uno sin el otro.


EL 11-S COMO JUSTIFICACIÓN DE NUEVAS INVASIONES

Durante ocho años de gestión, Bin Laden y Al Qaeda se convirtieron casi en una "herramienta de Estado" para Bush y los halcones neocon que convirtieron al "terrorismo" ( y a la "guerra contraterrorista") en su principal estrategia de supervivencia en el poder.Bush y el lobby judío de halcones neocon, edificaron consenso y apoyo interno agitando y denunciando el peligro del "terrorismo islámico" como amenaza permanente a la "seguridad nacional" de EEUU. Dentro de esa bolsa metían a todos los que se le oponían.


En términos geopolíticos y militar-estratégicos, con la utilización de la leyenda mediática de Bin Laden y el peligro del "terrorismo internacional", a partir del 11-S el Imperio norteamericano (potencia locomotora unipolar del planeta desde la caída de la URSS) sustituía aspectos claves de su supervivencia como Estado imperial.Bien empleada, la herramienta "terrorismo" (un arma que combina la violencia militar con la Guerra de Cuarta Generación) tiene como objetivo central: Generar una conflicto (o una crisis) para luego aportar la solución más favorable a los intereses del que la emplea.Por ejemplo: El 11-S (activado por la CIA infiltrada en los grupos islámicos) en EEUU fue el detonante del conflicto, y la "guerra contraterrorista" posterior, y las invasiones a Afganistán e Irak, fueron parte de la alternativa de solución.


Así, entre los varios objetivos encubiertos de las campaña con la "amenaza terrorista internacional" lanzada por la Casa Blanca y las potencias centrales europeas en infinidad de ocasiones, después del 11S , sobresalía nítidamente el de preparar el "clima" y la justificación para iniciar operaciones militares en alta escala en las zonas petroleras de Medio Oriente, Eurasia y África, tal cual hoy se comprueba con la "guerra petrolera" desatada contra Libia.Tanto Washington como las potencias de la Unión Europea han mantenido históricamente denuncias constantes de "ataques terroristas islámicos" en planes de ejecución, pero que efectivamente no han sucedido, desde el 7 de julio de 2005, fecha del atentado terrorista al metro de Londres.


Hay suficientes pruebas históricas en la materia: El 11-S sirvió de justificación para las invasiones de Irak y Afganistán, el 11-M en España preparó la campaña de reelección de Bush y fue la principal excusa para que EEUU impusiera en la ONU la tesis de "democratización" de Irak legitimando la ocupación militar, el 7-J en Londres y las sucesivas oleadas de "amenazas" y "alertas rojas" le sirvieron a Washington para instaurar el "terrorismo" como primera hipótesis de conflicto mundial, e imponer a Europa los "planes contraterroristas" hoy institucionalizados a escala global.Decenas de informes y de especialistas -silenciados por la prensa oficial del sistema- han construido un cuerpo de pruebas irrefutables de que Bin Laden y Al Qaeda se convirtieron en instrumentos genuinos de la CIA estadounidense que los ha utilizado para justificar las invasiones a Irak, Afganistán y Pakistán, para instalar la "guerra contraterrorista" a escala global.

La "versión oficial" del 11-S fue cuestionada y denunciada como "falsa y manipulada" por un conjunto de ex funcionarios políticos y de inteligencia, así como de investigadores tanto de EEUU como de Europa, que constan en documentos y pruebas presentados a la justicia de EEUU que nunca los investigó aduciendo el carácter "conspirativo" de los mismos (Ver: Documentos e informes del 11-S. / Al Qaeda y el terrorismo "tercerizado" de la CIA / La CIA ocultó datos y protegió a los autores del 11-S / Ex ministro alemán confirma que la CIA estuvo implicada en los atentados del 11-S / Informe del Inspector General del FBI: Más evidencias de complicidad del gobierno con el 11-S /


El aparato de la prensa sionista internacional, a pesar de su marcada tendencia "anti-Bush", jamás se hizo eco de estas investigaciones y denuncias que se siguen multiplicando, mientras que sus analistas sólo toman como valida la "versión oficial" instalada en la opinión pública a escala global.El establishment del poder demócrata que hoy controla (y que ejerce la alternancia presidencial con los republicanos en la Casa Blanca) jamás mencionó la existencia de estas investigaciones y denuncias en una complicidad tácita de ocultamiento con el gobierno de Bush.


Simultáneamente, y durante los ocho años de gestión de Bush, los demócratas no solamente avalaron las invasiones de Irak y de Afganistán y votaron todos los presupuestos de la "guerra contraterrorista", sino que también adoptaron como propia la "versión oficial" del 11-S.Este pacto de silencio y de encubrimiento entre la prensa y el poder imperial norteamericano preservó las verdaderas causas del accionar terrorista de Bin laden y Al Qaeda, cuyas "amenazas" periódicas fueron publicadas sin ningún análisis y tal cual fueron difundidas por el gobierno de EEUU y sus organismos oficiales como la CIA y el FBI.Y la "muerte" de Bin Laden reafirma una tendencia ya probada: La "guerra contraterrorista" no fue una política coyuntural de Bush y los halcones neocon, sino una estrategia global del Estado imperial norteamericano diseñada y aplicada tras el 11-S en EEUU, que ya tiene una clara línea de continuidad con el gobierno demócrata de Obama.

OBAMA HACE ENROQUE EN LA CIA Y EL PENTÁGONO DE CARA PRESIDENCIALES


(Por IAR Noticias)


Son contadas las ocasiones cuando reconocidos intelectuales son nombrados al frente de los órganos de seguridad de un país y, cuando esto ocurre, el personal de dichas instituciones se poner a temblar.El presidente de Estados Unidos, Barack Obama tuvo en mente una jugada muy sabia, tras anunciar los nuevos nombramientos del Jefe del Pentágono y de la Agencia Central de Investigaciones.El Director de la CIA, Leon Panetta, se pondrá al frente del Pentágono y el actual Jefe de las operaciones en Afganistán, el general David Petraeus, encabezará la CIA. De manera paralela se llevará a cabo una serie de otros nombramientos.

¿PARA QUÉ SE HACE?

No obstante, ni en la sede de la CIA ni en la del Pentágono se notó ninguna agitación. En primer lugar, porque este tipo de cambios no son ninguna novedad en vísperas de elecciones: las candidaturas deben ser aprobadas por el Senado y es preferible someterlas a su consideración antes de que el país esté inmerso en la fiebre electoral.En segundo lugar, la retirada del Secretario de Defensa, Robert Gates, se esperaba desde hacía bastante tiempo, ya que este político planteaba dimitir al menos desde 2008.Además, tanto Panetta como Petraeus gozan de gran autoridad por su profesionalidad y son hábiles políticos. Y, por fin, nadie espera de estos nombramientos cambio de rumbo alguno; lo que se espera es que se siga con la línea de reforzamiento de la autoridad de ambos organismos y de mantenimiento de la seguridad. No hay como mezclar estos dos ingredientes para tener contento al personal.Por supuesto, cualquier cosa que se haga en Estados Unidos tras el inicio oficial de la campaña electoral de 2012 -Barack Obama fue nominado candidato a la presidencia a principios de abril– en mayor o menor grado está relacionado con las elecciones. Queda patente, por lo tanto, que el actual presidente estadounidense se está preparando para los comicios con mucho cuidado.


¿POR QUÉ PETRAEUS?

A primera vista parece que el presidente Obama optó por una vía demasiado complicada en vez de designar a Petraeus como Jefe del Pentágono sin más; entre otros motivos, porque David Petraeus, de 57 años, es una verdadera leyenda viva en el mundo militar.
Este General de cuatro estrellas cursó estudios en la prestigiosa escuela militar de West Point, es un conocido teórico militar, autor de numerosos libros y trabajos científicos, manuales y trabajos didácticos, así como de artículos sobre la teoría y la práctica del arte de la guerra, además de ser experto en actividades antiterroristas.Hay quien le llama el “profesor de la guerra”. Algunos de sus libros lideran las ventas en Estados Unidos y no sólo entre los profesionales. Y a diferencia de otros estudiosos puramente teóricos, Petraeus ha sabido llevar con éxito sus conclusiones a la práctica.


Petraeus goza de apoyo en todas las unidades militares y entre políticos de las más variadas tendencias. Y ello es porque, además de otras virtudes, es un diestro diplomático. Enclaustrar a una figura tan brillante en una institución tan cerrada como la CIA podría dar la impresión de que se está desaprovechando su talento. El mismo Petraeus supuestamente quería el puesto del Jefe del Comité de Jefes de Estado Mayor, ocupado ahora por el Almirante Michael Malin que se retira el verano que viene. No obstante, el presidente Obama consiguió persuadirle de que se haga cargo de la CIA. Todo parece indicar que los motivos de esta decisión radican en el deseo de la Administración de EEUU de cambiar la política de lucha armada contra los talibanes por la diplomacia secreta; es decir, por el inicio de las negociaciones.


Petraeus quería primero acabar con la resistencia de los guerrilleros afganos y sólo después encargarse de los asuntos políticos.Barack Obama, sin embargo, está más interesado en que empiece ya la anunciada y esperada retirada (prometida a los electores americanos para este año) de las tropas norteamericanas de Afganistán junto con el traspaso en 2014 de la seguridad del país a los organismos pertinentes y al Ejército afganos. Dicho sea de paso, David Petraeus era partidario de invitar a Rusia, China y la India a participar en el proceso de arreglo pacífico en Afganistán.
También podría ser que Obama le hiciera un favor al General Petraeus: hay quienes lo ven como candidato perfecto para las elecciones presidenciales de 2016. Sería por el Partido Republicano… o por el Demócrata. Los puestos en el mando militar del país y el de Jefe de la CIA ampliarían “la línea del frente para atacar la Casa Blanca”. De modo que Petraeus podría ser el segundo “presidente militar” de EEUU, después del General Dwight Eisenhower.





¿Y POR QUÉ PANETTA?

Se rumorea que Leon Panetta, que ha sabido aumentar el prestigio de la CIA, se sentía tan a gusto en su cargo y ha llegado a ser tan querido, que no quería abandonar la Agencia y que su dimisión será profundamente lamentada por el personal de la CIA.No obstante, su nombramiento como jefe del Pentágono también tiene serios motivos electorales.

Panetta tiene reputación de “cirujano del presupuesto”, tras haber encabezado la Administración de Clinton y el Departamento de administración y finanzas de la Casa Blanca. Siempre ha sabido encontrar una fórmula de compromiso que le permitiera recortar los gastos presupuestarios.
Como los puntos clave de las próximas elecciones en Estados Unidos serán el déficit presupuestario (1.4 billones de dólares), la colosal deuda pública del país (14 billones de dólares), los asuntos económicos, los salarios, las subvenciones y las pagas de jubilación, Barack Obama precisará de su capacidad para reducir los gastos de la manera menos traumática posible.

Y el Pentágono es el primero en esa lista de recortes. Robert Gates logró recortar los gastos de defensa para los próximos 10 años en unos 400.000 millones de dólares, pero el presidente quiere que como mínimo, sea el doble, así que Panetta será Secretario de Defensa durante el período de la austeridad económica.Merece la pena señalar al respecto que el presidente de la Reserva Federal (Banco Central), Ben Bernanke, manifestó el pasado 27 de abril en una rueda de prensa que el déficit presupuestario del país era ya inmanejable y que si la Administración presidencial no tomaba medidas urgentes y drásticas para reducirlo, se produciría una catástrofe.Se rumorea también que la Secretaria de Estado de EEUU, Hillary Clinton, era partidaria de nombrar a Panetta jefe del Pentágono, por haber apoyado en mayor medida que Robert Gates la idea de la intervención militar en Libia. Gates estaba totalmente en contra, insistiendo en que Estados Unidos ya se había quedado atrapado de un modo parecido en Afganistán e Irak. Es difícil saber si Panetta se mostrará más obediente respecto a Libia, pero lo más probable es que sí.En cualquier caso, el cambio de dirigentes de los mencionados organismos no será inmediato, sino que tendrá lugar en junio o julio.


GUERRAS FUTURAS:LA CIA Y EL ESPIONAJE DE EEUU SE "PRIVATIZAN"

(Por IAR Noticias)

En su planificación de "guerras futuras", el Pentágono extendió la privatización a más áreas de la ocupación militar, y las corporaciones militares privadas ya han comenzado a intercambiar información orientada a fusionar sus servicios en rubros determinados, a fin de competir con mayor posibilidad en el logro de próximos contratos. En la actualidad la industria de los "ejércitos privados" es un fabuloso negocio capitalista que mueve más de US$ 100.000 millones al año y cuya órbita de decisiones se encuentra en el lobby de negocios que controla la Casa Blanca y el Pentágono. A este proceso privatizador, según un informe de The Washington Post, se incorpora la estructura de inteligencia de EEUU que ya está pasando a manos de empresas privadas. Con las llamadas "guerras preventivas" iniciadas por los halcones tras el 11-S, no solamente se conquista militarmente sino que también se abren nuevos ciclos de expansión y ganancia capitalista en los nuevos mercados sometidos con el argumento de la "guerra contraterrorista".


Los más de US$ 800.000 millones de gastos militares de EEUU y la expansión geométrica de las ganancias de los consorcios armamentistas del complejo militar, son la prueba más irrefutable de la relación simbiótica establecida entre el poder económico estadounidense con los conflictos armados y las ocupaciones militares. Las nuevas hipótesis de conflicto con el "terrorismo" generan facturación billonaria a la industria bélica constituida en la pata complementaria de la rentabilidad capitalista trasnacional. Las líneas directrices de este monumental negocio con las guerras de ocupación y el sistema financiero imperial, nacen y se proyectan desde la Casa Blanca hacia el resto de los estamentos del Estado norteamericano. Pero no solamente los consorcios armamentistas se benefician del megamillonario presupuesto armamentista estadounidense que equivale a más del 60% de los gastos militares mundiales.


EEUU (hoy gerenciado por Obama y el lobby sionista liberal) se ha constituido, junto con el Reino Unido y Sudáfrica, en el centro mundial de la industria privada militar, que debe su crecimiento al nuevo orden internacional lanzado por George Bush padre tras el desplome de la Unión Soviética, y continuado por su hijo W al comando de la "guerra contra el terrorismo".

Obviamente, y según apuntan todos los especialistas, sólo los conglomerados trasnacionales (bancos, petroleras, tecnológicas, armamentistas, ejércitos privados, etc) que integran la órbita "selecta" del lobby de negocios manejado desde la Casa Blanca y el Pentágono tienen acceso a los más jugosos contratos en los países ocupados. Como producto de la "integración bélica" de los nuevos ciclos de ganancias y expansión capitalista trasnacional, las corporaciones de la "seguridad privada", han pasado a ocupar un lugar clave en los nuevos planes de conquista militar del Pentágono.

Las corporaciones militares de seguridad privada (PMC, por sus siglas en inglés) mantienen en secreto sus actividades y carteras de clientes al no estar reguladas por ninguna normativa internacional, a pesar de su condición de ejércitos sin fronteras. Los consorcios privados ofrecen servicios que van desde el personal de seguridad y el mantenimiento de armamentos hasta la interrogación de prisioneros. A este floreciente negocio de la "guerra privatizada", según un informe del influyente diario estadounidense The Washington Post, se sumará la elefansiática estructura de los servicios de inteligencia estadounidense, un sector emplea a 854.000 personas, casi 1.5 veces la población de la ciudad de Washington. Los resultados de una investigación realizada por el Post revelaron que, los servicios secretos y de seguridad estadounidenses están pasando a manos privadas ya que casi un 30% de los empleados en estas actividades ya no son funcionarios federales sino trabajadores en empresas privadas.

Algunas de las conclusiones a las que llega el informe es la gran presencia de contratistas de personal de empresas privadas, en los servicios de inteligencia, seguridad y defensa estadounidenses. Según la investigación del diario estadounidense, unas 1900 empresas están directamente involucradas en estos servicios dentro de la administración estadounidense. Aproximadamente estas empresas aportan el 30% del personal que se dedica a estas actividades en Estados Unidos. De todas esas corporaciones, 110 suministran el 90% de los contratistas. Las normas federales indican que los servicios (en este caso de inteligencia) atañen a "funciones propias del Gobierno" y sólo pueden ser realizados por personal leal al país, o sea por funcionarios gubernamentales. Pero la realidad, según revela The Washington Post es que la actividad de inteligencia, la más importante de la administración estadounidense, que alimenta las decisiones de su política local y global, ha comenzado a pasar a manos de personal aportado por empresas privadas.




La percepción de que la contratación de empresas privadas resultaba más barata que la preparación de personal se ha revelado como errónea por este informe, que confirma que no sólo han resultado más caras sino que han repercutido en un deterioro de la imagen estadounidense. Desde los atentados del 11 de septiembre, la administración Bush aumentó el presupuesto dedicado a la inteligencia y seguridad, y ello permitió a la CIA y otras agencias contratar agentes externos evitando el tiempo que insume su entrenamiento y preparación. La participación de personal "poco comprometido con la causa" de la seguridad nacional de EEUU desencadenó situaciones como las de Abu Ghraib o Blackwater en Irak, que han "deteriorado la imagen estadounidense en el exterior", señala el Post.


El informe concluye que las corporaciones privadas de seguridad e inteligencia han condicionado la actividad de los servicios de inteligencia y seguridad estadounidenses, y hoy un tercio de su personal operativo, que realiza misiones de trascendencia crucial para el país, es provisto por empresa privadas. El informe de The Washington Post revela que en EEUU hay 1.271 organizaciones gubernamentales -y 1.931 compañías privadas- dedicadas a programas relacionados con el "contra-terrorismo", la seguridad nacional y los servicios de inteligencia en más de 10.000 puntos del país.

Los administradores de la Casa Blanca y los operadores de negocios del lobby judío, siempre a tono con "los negocios de la guerra", observaron la nueva veta comercial que se abría con la contratación de servicios de ejércitos privados para las áreas ocupadas o bajo influencia del ejército de EEUU. La privatización del aparato militar, fue impulsada en 1991, después de la Primera Guerra del Golfo, por el entonces ministro de Defensa y actual vicepresidente, Dick Cheney. Bajo la influencia de Cheney y Rumsfeld el gobierno de EEUU comenzó a subcontratar con las corporaciones militares privadas, gran parte de las funciones operativas que tradicionalmente venían desarrollando las Fuerzas Armadas y los servicios de inteligencia.


Si bien el Pentágono ni la Casa Blanca reconoce que una parte importante de sus soldados y agentes de inteligencia ya son entrenados por expertos y manuales de guerra privados, son muchas las fuentes militares que señalan que la legión de contratistas que inunda los cuarteles y las academias está causando un profundo malestar entre la oficialidad y los agentes de carrera. En ese escenario, el informe de The Washington Post desató una ola de críticas en los estamentos en los mandos de las fuerzas armadas y en en las estructuras directrices de la inteligencia estadounidense.



FÓRMULA PROBADA:LOS TANQUES SIRIOS VENCEN A LAS OPERACIONES DE LA CIA

(IAR Noticias)

La información es coincidente. El régimen sirio, al mejor estilo de Kadafi y de los ayatolas iraníes, dejó de jugar a los buenos modales y a la "democracia" imperial, cerró sus fronteras, amordazó la bocota de la prensa capitalista en el teatro de operaciones, desplegó sus tanques, tiró a matar, procedió a la cacería sistemática de los grupos opositores golpistas, y enfrió de un plumazo el desarrollo de la "revuelta popular" instigada por los operativos de la CIA infiltrados en las manifestaciones.Fórmula probada: Los ayatolas iraníes, los chinos del Tiananmen, los militares birmanos, los pro-rusos de los espacios postsoviéticos, (sometidos a distintas variantes de las "revoluciones democráticas" de la CIA), y finalmente Kadafi, hicieron escuela.


Los tanques y las balas del régimen sirio están venciendo a las operaciones de acción psicológica sediciosa ejecutadas masivamente a través de cuatro frentes: La Internet, los teléfonos celulares, los grupos operativos financiados, entrenados y armados por los servicios de inteligencia USA-británicos e israelíes, y las grandes cadenas mediáticas que generan consenso interno y externo al golpe de estado vendido como "rebelión popular".Tanques y francotiradores se apoderan de la ciudad siria de Deraa, informa Europa Press citando como fuente a "activistas de derechos humanos" (así se titulan los operativos de la CIA infiltrados en las ONG). Al menos 500 detenidos tras la ofensiva del régimen, continúa la agencia. La represión deja ya más de 400 muertos , prosigue. Y remata con dos noticias de ciencia ficción: Berlusconi y Sarkozy (dos criminales de lesa humanidad) piden el fin de la represión, y EEUU ordena evacuar a su personal diplomático.Probadamente, en Siria, el terror de las balas, vence a la acción psicológica contagiante de la CIA y enfría la sedición proimperial emboscada en las "protestas populares".


"Los tanques sirios están asesinando a civiles que protestan pacíficamente contra el régimen dictatorial", exclama horrorizado en coro el aparato mediático internacional encargado de justificar y legitimar las masacres militares del Imperio. O de conferirle rostro "democrático" a la nueva estrategia de conquista a bajo costo escondida en las "revueltas populares".Operaciones de manual, casi calcadas, con un mismo patrón funcional y diferentes objetivos, vendidas como manifestaciones contra la "tiranía" y a favor de la "democracia", que de pronto comenzaron a extenderse por África y Medio Oriente y amenazan con propagarse por Asia y los ex espacios soviéticos.Desde el punto de vista estratégico, las revueltas callejeras como las desatadas en Túnez, o contra Mubarak en Egipto alimentaron ingenuamente la hipótesis de una "revolución musulmana" o de un "levantamiento popular".


A diferencia del resto de los procesos de "protesta popular en el mundo árabe islámico" infiltrados por la CIA y las inteligencias "aliadas" en Africa, Libia y Siria se inscriben en los patrones operativos de las "revoluciones naranja" en el espacio soviético, o en los "golpes budistas" del Tibet o Birmania, o en la rebelión "reformista" para derrocar a los ayatolas en Irán, encuadrados en la nueva "guerra fría" por áreas de influencia (militar y comercial) que mantiene el eje capitalista Rusia-China con el eje capitalista USA-UE-Israel. En este escenario diferencial, hay que leer esos procesos que la prensa internacional (interesada en deformar y mezclar los acontecimientos) define en masa como "revueltas populares en el mundo árabe". ´



La gran dinámica movilizadora de las invasiones militares, las guerras y conflictos regionales, y los golpes internos de la CIA contra líderes y presidentes desgastados que ya no "cierran" con el control estratégico hegemónico de la primera potencia imperial del sistema capitalista, es el apoderamiento de los mercados y de las fuentes naturales del "oro negro". Un recurso clave (y en extinción) para la supervivencia futura de las potencias centrales.Como dicen algunos analistas perspicaces, Washington y el Pentágono aprendieron. Y resolvieron no pagar nunca más el costo político y financiero de las ocupaciones militares. Irak y Afganistán bastaron. Billones de dólares de costo al Tesoro, deterioro de la "imagen" internacional del Imperio locomotora, deslegitimación interna y externa de las guerras militares de conquista, le enseñaron al Pentágono y a sus estrategas que lo mejor es hacer la "guerra por otras vías", sin desgastarse ni pagar costos políticos y financieros.


Y como en toda empresa capitalista (el Pentágono es empresa capitalista por vías militares) el Imperio USA decidió delegar "funciones y misiones" manejando la estrategia y los objetivos detrás del cortinado y sin exponerse. Y surgió la idea maravillosa (potenciada masivamente por la tecnología informática y los móviles celulares) de aplicar en terreno la estrategia de las "revueltas populares" para debilitar y derrocar a las "tiranías" del "eje del mal" (léase gobiernos de naciones petroleras que no trazan buena sintonía con el eje imperial USA-UE-Israel) sin ocupación militar territorial.


El Pentágono no bombardea, la que bombardea en "misión humanitaria" es la OTAN legitimada por la "comunidad internacional" expresada en la ONU. El Pentágono no ocupa ni invade territorios. Solo ayuda en forma solidaria a los grupos "democráticos" que quieren terminar con los "tiranos" que "asesinan" a sus pueblos. El Pentágono y sus socios imperiales dejaron pálida a la metamorfosis kafkiana.

"Divide y reinarás" decía Maquiavelo. Y "enfréntalos entre sí para debilitarlos y dominarlos" (y conseguir su petróleo y sus recursos naturales) dicen Washington y el Pentágono en su nueva cara de Imperio "humanitario".

Es la nueva fórmula encubierta que comenzaron a ensayar en Egipto, en Yemen, en Costa de Marfil, que en realidad solo fueron una cortina de humo para encubrir los dos objetivos inmediatos: Libia y Siria. Y como siempre, el falso apostolado de las causas "democráticas" (implantadas en los cerebros masivos por las grandes cadenas mediáticas) encubre la nueva estrategia de conquista y robo imperial a "bajo costo".


Yo no invado dice el Pentágono. Nosotros no invadimos dicen las potencias imperiales "democráticas" (socias en la depredación y la conquista) de la OTAN. Nosotros solo protegemos a la población civil de los "dictadores asesinos". Nuestros misiles y bombas inteligentes no matan, son solo instrumentos "humanitarios" para impartir justicia y solidaridad internacional. Y la prensa internacional (brazo ejecutor de la acción psicológica imperial) se encarga de que la demencia de un Imperio capitalista decadente y criminal, pase por "normalidad" aceptada masivamente. En Libia quedó claro la operatoria y la estrategia que ahora tratan de aplicar en Siria.


Primero la "revuelta popular" contagiada masivamente por Internet y los celulares, y retroalimentada por las campañas de la prensa internacional, cuya única "fuente" son los voceros de los movimientos sediciosos infiltrados en las organizaciones de "derechos humanos" financiadas por las distintas caras empresariales de la CIA.
Segundo (y en forma convergente) grupos operativos de la "revolución democrática" infiltrados que disparan en las manifestaciones para obligar a las fuerzas de seguridad a reprimir sangrientamente las protestas. Lo que alimenta simultáneamente las campañas mediáticas internacionales con el "asesinato de civiles" endilgados a los gobiernos sometidos a la operación de conquista. Y que sirven como argumento justificativo de una intervención militar imperial sobre el país elegido como blanco y objetivo.

En un tercer paso (y como ya está sucediendo en Libia), ya legitimada una acción de intervención militar por la ONU, mediante la convergencia operativa de un "bombardeo humanitario" por el aire, y una rebelión armada por tierra se procede al derrocamiento del "dictador" sin ocupación militar, y a gozar del petróleo y del nuevo posicionamiento geopolítico y militar estratégico en el control regional. Como les gusta decir a los yanquis, ese es "el plan". Pero tener un plan y una estrategia, no quiere decir que necesariamente funcionen en el teatro de operaciones.La fórmula de manual, bien estudiadita, de la "revuelta popular" ya fracasó estrepitosamente, en Libia. Y ya comenzó, con poco futuro, en Siria, donde el régimen conducido por Bashar al-Assad parece que le está dando en la tecla.

La fórmula axiomática: Los tanques vencen inexorablemente a la acción psicológica y al terror mediático de la CIA. El miedo a morir en las calles es mucho más fuerte que la Internet, los "mensajitos" de texto y los titulares manipuladores de la prensa internacional.Y hay varios "regimenes dictatoriales" de África, Asia y los ex espacios soviéticos, agendados para las próximas "revueltas populares" del Pentágono y de la CIA, que ya la están copiando. Como dicen los juristas: Hecha la ley, hecha la trampa. Los buenos ejemplos cunden.

CAMBIOS EN LA SEGURIDAD DE EEUU:JEFE DE LA CIA AL PENTÁGONO

(Por IAR Noticias)

El director de la CIA, Leon Panetta, se convertirá en el nuevo secretario de Defensa de Estados Unidos en el verano boreal, confirmaron fuentes oficiales a la AFP, en una importante reestructura del equipo de seguridad nacional del presidente Barack Obama.Panetta, de 72 años, reemplazará al secretario de Defensa, Robert Gates, quien dejará su puesto el 30 de junio, según dijo un alto responsable estadounidense bajo condición de anonimato.Gates, una figura influyente en el gabinete, cuyo mandato se inició bajo el predecesor republicano de Obama, George W. Bush, había anunciado su intención de dimitir en el correr de este año.El secretario de Defensa también es un ex director de la CIA y ha hablado muy bien de trabajo de Panetta en la agencia de espionaje.


En el marco de esa reorganización, Obama también nombrará a su comandante de la guerra en Afganistán, el general David Petraeus, para suceder a Panetta al frente de la Agencia Central de Inteligencia (CIA), indicaron medios de comunicación.La reestructura se produce en un momento crucial y ayudará a reacomodar el enfoque de Obama respecto a la guerra en Afganistán, cada vez más impopular, la intervención aérea de la OTAN en Libia lanzada en marzo, y los levantamientos árabes que amenazan la influencia de Washington en Medio Oriente.De ser confirmado por el Senado como jefe del Pentágono, Panetta será el primer demócrata en ocupar la cartera de Defensa desde William Perry en 1997.A diferencia de Gates, un oficial de inteligencia de carrera con experiencia en cuestiones de seguridad nacional, Panetta proviene de la política partidista, con una trayectoria que comenzó como representante en el Congreso.




La reorganización de la cúpula de funcionarios de seguridad del presidente se rumorea desde hace semanas.Las cadenas de televisión ABC y NBC informaron por su parte que Petraeus, comandante de las operaciones militares en Afganistán, será reemplazado a su vez por el teniente general John Allen, actual número dos del Comando Central de Estados Unidos.En el ámbito civil en Afganistán, Ryan Crocker, un ex diplomático de Estados Unidos que fue embajador en Pakistán e Irak, se menciona como sucesor del embajador Karl Eikenberry, en Kabul, quien ha tenido una relación tensa con el presidente Hamid Karzai de Afganistán.La Casa Blanca el miércoles se negó a comentar sobre estas informaciones.


Además de los cambios en los altos puestos de Defensa, varios cargos cruciales de seguridad nacional quedarán vacantes en los próximos meses, incluyendo el del jefe del Estado Mayor Conjunto, almirante Mike Mullen, quien culmina sus funciones en septiembre. El mandato de Petraeus en tanto terminará a finales de año.Panetta - que cuenta con un sólido apoyo del oficialismo y la oposición en el Congreso - surgió como un fuerte candidato para suceder a Gates como jefe del Pentágono tras quedar de manifiesto que la secretaria de Estado, Hillary Clinton, no estaba interesada en ese puesto.Con su experiencia como legislador y como jefe de presupuesto del ex presidente Bill Clinton, Panetta puede estar bien equipado para dirigir el Pentágono en un momento de crecientes presiones fiscales y necesidad de apretarse el cinturón.Hijo de inmigrantes italianos, Panetta fue nombrado en 1993 director de la oficina de gerencia y presupuesto del gobierno de Clinton, donde ayudó a equilibrar el presupuesto federal y lograr un superávit.



En julio de 1994, Panetta fue nombrado jefe de gabinete de Clinton, cargo donde se mantuvo por casi tres años.Petraeus es considerado por algunos ex funcionarios de la CIA y analistas como un jefe perfecto para la agencia de espionaje por su trabajo con agentes de inteligencia que luchan contra Al Qaida en Irak, Afganistán, Yemen y otros lugares, así como por su experiencia en los debates políticos de Washington. El presidente de la Comisión de Seguridad Nacional, Peter King, un republicano a menudo muy crítico de la Casa Blanca, saludó la noticia de las nominaciones.King dijo que Panetta había hecho "un trabajo extraordinario" en la CIA, y ubicó a Petraeus entre "los grandes líderes militares de América".

"Ambos hombres juegan actualmente un papel integral en la guerra de nuestra nación contra Al Qaida y sus afiliados y serán fundamentales en la medida en que continuemos la lucha contra la amenaza terrorista", dijo.Petraeus, un general de cuatro estrellas con alto perfil y aguda inteligencia, ha sido ampliamente reconocido en Washington por sus esfuerzos en la guerra en Irak en 2007-2008.



EL GOBIERNO SECRETO QUE DIRIGE LOS EEUU

(Por IAR Noticias)

En un libro que por fin se publica en francés, el profesor Peter Dale Scott (*)recorre la historia del «Estado profundo» en Estados Unidos, o sea la estructura secreta que dirige la política exterior y la política de defensa de ese país más allá de las apariencias democráticas. Este estudio ofrece la ocasión de poner bajo los reflectores al grupo que organizó los atentados del 11 de septiembre y que se financia a través del tráfico mundial de droga. Se trata de un libro de referencia cuya lectura aconsejan ya las academias militares y diplomáticas.



Red Voltaire: Profesor Scott, sabiendo que su trabajo no dispone aún de la notoriedad que debería tener el mundo francófono, ¿pudiera usted comenzar proporcionándonos una definición de qué es la «la Política profunda» (Deep Politics) y explicándonos la diferencia entre lo que usted llama el «Estado profundo» y el «Estado público»?

Peter Dale Scott: La expresión «Estado profundo» viene de Turquía.
Hubo que inventarla en 1996, después del accidente de un auto Mercedes que rodaba a toda velocidad y cuyos pasajeros eran un miembro del parlamento, una reina de belleza, un importante capitán de la policía local y el principal traficante de droga de Turquía, quien dirigía además una organización paramilitar –los Lobos Grises– que asesinaba gente. Se hizo entonces evidente que existía en Turquía una relación secreta entre la policía –que oficialmente estaba buscando al hombre que finalmente se encontraba en aquel auto con un jefe de la policía– y aquellos individuos, que cometían crímenes en nombre del Estado.


El Estado para el que se cometen crímenes no es un Estado que puede mostrar su propia mano al público. Es un Estado escondido, una estructura secreta.
En Turquía lo llamaron el «Estado profundo» [1], y yo mismo venía hablando desde hace tiempo de «Política profunda», así que utilicé esa expresión en mi libro «La Route vers le Nouveau Désordre Mondial» [En español, El Camino hacia el Nuevo Desorden Mundial. NdT.].

Yo definí la política profunda como el conjunto de prácticas y de disposiciones políticas, intencionales o no, habitualmente criticadas o no mencionadas en el discurso público, además de no reconocidas. O sea que la expresión «Estado profundo» –concebida en Turquía– no es cosa mía. Se refiere a un gobierno paralelo secreto organizado por los aparatos militares y de inteligencia, financiado por la droga, que se implica en acciones de violencia de carácter ilícito para proteger el estatus y los intereses del ejército de las amenazas que representan los intelectuales, los religiosos y en ocasiones el gobierno constitucional.


En en libro La Route vers le Nouveau Désordre Mondial, yo adapto un poco esa expresión para referirme a la más amplia conexión que existe, en Estados Unidos, entre el Estado público constitucionalmente establecido, por un lado, y las fuerzas profundas que se mueven en segundo plano de ese Estado: las fuerzas de la riqueza, del poder y de la violencia que están fuera del gobierno.
Esa conexión podríamos llamarla la «puerta trasera» del Estado público, [puerta] que sirve de acceso a fuerzas oscuras situadas fuera del marco legal. La analogía con Turquía no es perfecta ya que lo que actualmente hemos podido observar en Estados Unidos no es tanto una estructura paralela si no más bien una amplia zona o ambiente de contactos entre el Estado público y fuerzas oscuras invisibles. Pero esa conexión es considerable, y se necesita una apelación como «Estado profundo» para describirla.


Red Voltaire: Usted escribió su libro, La Route vers le Nouveau Désordre Mondial, en momentos en que el régimen de Bush se hallaba en el poder y después lo reactualizó con vistas a la traducción al francés. ¿Piensa usted que el Estado profundo se ha debilitado, lo cual favorecería al Estado público, como resultado de la elección de Barack Obama? ¿O, por el contrario, se ha reforzado con la crisis y con la actual administración?

Peter Dale Scott: Después de 2 años de presidencia de Obama, tengo que llegar tristemente a la conclusión que la influencia del Estado profundo, o más exactamente de lo que yo llamo en mi último libro «La Máquina de Guerra estadounidense» (American War Machine), ha seguido extendiéndose, como lo ha hecho bajo cada presidente de Estados Unidos desde la época de Kennedy.


Un importante síntoma de ello es la manera en que Obama, a pesar de su retórica de campaña, ha seguido ampliando el campo de aplicación del secreto dentro del gobierno de Estados Unidos y como ha seguido castigando a quienes lanzan llamados de alerta: su campaña contra Wikileaks y contra Julian Assange, quien ni siquiera ha sido inculpado aún por el menor crimen, no tiene precedentes en la historia de Estados Unidos. Yo sospecho que el miedo a la publicidad que se percibe en Washington viene de que existe la conciencia de que las políticas de guerra de Estados Unidos están cada vez más desvinculadas de la realidad.


En Afganistán, Obama parece haber capitulado ante los esfuerzos del general Petraeus y de otros generales que querían garantizar que las tropas estadounidenses no comenzaran a retirarse de las zonas de combates en 2011, como había adelantado Obama cuando autorizó un aumento del número de soldados en 2009. El último libro de Bob Woodward, que se titula Obama’s Wars (Las guerras de Obama), reporta que durante aquel largo combate que se produjo dentro de la administración para determinar si había que decidir una escalada militar en Afganistán, Leon Panetta, el director de la CIA, le aconsejó a Obama que «ningún presidente democrático puede ir en contra de los consejos del ejército… Así que hágalo. Haga lo que ellos le dicen.» Obama dijo recientemente a soldados estadounidenses en Afganistán: «Ustedes cumplen sus objetivos, ustedes tendrán éxito en su misión». Este eco de testimonios anteriores –tontamente optimistas– de Petraeus muestra por qué no se hizo en la Casa Blanca una evaluación realista del desarrollo de la guerra en diciembre de 2010, a pesar del mandato recibido inicialmente.


Al igual que Lyndon Johnson antes que él, el presidente está atrapado ahora en un cenagal que no se atreve a perder, y que amenaza con extenderse a Pakistán así como a Yemen, si no más lejos aún. Yo sospecho que las fuerzas profundas que dominan los dos partidos políticos son ahora tan poderosas, tan coincidentes, y por sobre todo están tan interesadas en las ganancias que la guerra genera, que un presidente está más lejos que nunca de oponerse a ese poder, ni siquiera ahora cuando se hace cada vez más evidente que la era de dominación mundial de Estados Unidos, al igual que sucedió en su tiempo con la de Gran Bretaña, está a punto de terminar.


En ese contexto, Obama –sin debate ni revisión– ha prolongado el estado de urgencia interna proclamado después del 11 de septiembre, con las drásticas limitaciones de los derechos civiles que ello implica. Por ejemplo, en septiembre de 2010 el FBI tomó por asalto las oficinas de pacíficos defensores de los derechos humanos en Minneapolis y en Chicago basándose en una decisión reciente de la Corte Suprema según la cual la libertad de expresión y el activismo no violentos reconocidos en la Primera Enmienda se convierten en crímenes si están «coordinados con» o «bajo la dirección» de un grupo extranjero designado como «terrorista». Es importante señalar que en 9 años el Congreso no se ha reunido ni una sola vez para discutir el estado de urgencia decretado por George W. Bush después del 11 de septiembre, estado de urgencia que por lo tanto permanece en vigor hoy en día.


En 2009, el ex congresista Dan Hamburg y yo lanzamos una exhortación pública al presidente Obama para que pusiera fin al estado de urgencia y llamamos al Congreso a que realizara las audiencias que su responsabilidad requiere. Pero el 10 de septiembre de 2009, Obama, sin la menor discusión, prolongó nuevamente el estado de urgencia del 11 de septiembre y lo hizo de nuevo al año siguiente. Mientras tanto, el Congreso ha seguido ignorando las obligaciones que le impone su propio estatuto.


Un congresista explicó a uno de sus electores que lo previsto en la National Emergencies Act se ha hecho inoperante por causa de la COG (Continuity of Government) [En español, Continuidad del Gobierno. NdT.], un programa ultrasecreto destinado a organizar la dirección del Estado en caso de situación de urgencia nacional. El programa de la COG fue parcialmente aplicado el 11 de septiembre por Dick Cheney, uno de los principales arquitectos de ese programa desarrollado dentro de un comité que opera fuera del gobierno regular desde 1981 [Ver a continuación más detalles sobre la COG. NdT de inglés]. De ser cierto que las disposiciones de la National Emergencies Act se han hecho inoperantes por causa de la COG, ello indicaría que el sistema constitucional de contrapoderes ya no se aplica en Estados Unidos, y que los decretos secretos predominan ahora sobre la legislación pública.

Red Voltaire: En ese contexto, ¿por qué el Congreso de Estados Unidos no desempeña su papel en la limitación de los poderes secretos que se instauró después del Watergate? ¿Qué consecuencias tuvieron entonces la expulsión de Nixon y el fortalecimiento de la supervisión del Congreso sobre las operaciones secretas de los servicios de inteligencia estadounidenses?


Peter Dale Scott: La estrategia de Nixon para Vietnam consistió en tratar de obtener el apoyo del bando opuesto llegando a acuerdos estratégicos tanto con la Unión Soviética como con China. Esto encontró una violenta oposición tanto de parte de los «halcones» como de parte de las «palomas» en el seno de una nación profundamente dividida, y yo creo que los «halcones» provenientes tanto de la CIA como del Pentágono fueron partícipes de la crisis fabricada del Watergate, que dio lugar a la dimisión forzosa de Nixon.

Después del Watergate, las «palomas» del Congreso –al que se aplicó por entonces el sobrenombre de «McGovernite»– de 1974 implantaron cierto número de reformas en nombre de políticas más abiertas y públicas, aboliendo un estado de urgencia que se había mantenido desde la época de la guerra de Corea y estableciendo las restricciones jurídicas y legislativas sobre la CIA y sobre otros aspectos del gobierno secreto. Esas reformas tuvieron como respuesta una movilización concertada tendiente a revertirlas y a restablecer el statu quo ante.Aquel debate político implicaba la existencia, en el seno de la dirección del país, de un desacuerdo entre los llamados «negociantes» y los «prusianos» y la cuestión era saber si, después del fiasco de Vietnam, Estados Unidos debía esforzarse por volver a su anterior papel de nación prominentemente comerciante o si debía responder a la derrota de Vietnam con un aumento suplementario de sus fuerzas armadas.


Aquella lucha burocrática e ideológica fue a la vez una lucha por el control del Partido Republicano. Aquello terminó provocando la caída de Nixon y el gradual redireccionamiento –durante la presidencia de Ford– de la política exterior de Estados Unidos de coexistencia pacífica con la Unión Soviética hacia planes tendientes a debilitar y posteriormente a destruir –bajo la administración Reagan– lo que este último llamó «el Imperio del Mal». Fue así como, en octubre de 1975, la implicación muy probable de Dick Cheney y de Donald Rumsfeld en la revolución palaciega que los historiadores designan con el nombre de «Masacre de Halloween» significó la derrota del republicanismo moderado de Nelson Rockefeller. Aquello significó esencialmente la reorganización del equipo de Ford, preparando así el fin de la distensión.

Dick Cheney y Donald Rumsfeld, que por entonces dirigían el equipo de la Casa Blanca del presidente Gerald Ford, y controlaban el Departamento de Defensa, desempeñaron un papel decisivo en el triunfo final de los prusianos, al alejar a Henry Kissinger y nombrar como director de la CIA a George H. W. Bush, quien elaboró desde allí un nuevo estimado, más alarmista, de la amenaza soviética, dando así lugar a la correspondiente explosión de los presupuestos de defensa y al sabotaje de la política de distensión. Desde entonces, hemos podido observar en la economía estadounidense una influencia cada vez más importante de lo que Dwight D. Eisenhower había llamado, en el histórico discurso de fin de mandato que pronunció el 17 de enero de 1961, el «complejo militaro-industrial».


Hoy en día nos encontramos sometidos a un nuevo estado de urgencia ampliado, y la supervisión del Congreso sobre las operaciones secretas del Estado profundo de Estados Unidos se ha hecho casi inexistente. Por ejemplo, la supervisión con mandato jurídico del Congreso sobre las operaciones secretas de la CIA se ha evitado con éxito gracias a la creación, en 1981, del Joint Special Operations Command (JSOC) en el Pentágono, al igual que la supervisión sobre las operaciones que dirigió el general Stanley McChrystal antes de su nombramiento como comandante de las tropas de la OTAN en Afganistán.

Red Voltaire: En su anterior respuesta usted mencionó brevemente el importante papel de George Bush padre en el sabotaje de la política de distensión que había implementado Kissinger. Fue sin embargo muy breve el periodo de Bush a la cabeza de la CIA. ¿El reemplazo de George H. W. Bush por el almirante Stanfield Turner, más moderado, a la cabeza de esa agencia incrementó el control de las operaciones secretas de los diferentes elementos del Estado profundo de Estados Unidos?



Peter Dale Scott: No, en lo absoluto. Sucedió lo contrario ya que ciertos actores claves de lo que acabo de explicar, ya excluidos de la CIA como consecuencia de la nominación del almirante Turner, se buscaron una nueva «casa» trabajando para el llamado Safari Club. El Safari Club era una organización secreta fuera de todo control que reunía a los directores de los servicios de inteligencia de numerosos países –como Francia, Egipto, Arabia Saudita e Irán. Estimulada esencialmente por el entonces director del espionaje francés, el difunto Alexandre de Marenches, aquella organización tenía como objetivo completar secretamente las acciones de la CIA mediante la realización de otras operaciones anticomunistas en África, Asia Central y Medio Oriente –operaciones que escapaban a todo control del Congreso estadounidense.


Después, en 1978, Zbigniew Brzezinski –que no era miembro del Safari Club– implementó una forma de escapar al control del almirante Turner mediante la creación de una unidad especial de la Casa Blanca con Robert Gates, el actual secretario de Defensa, que era por aquel entonces un joven agente operacional de la CIA. Bajo la dirección de Brzezinski, oficiales de la CIA se aliaron a la agencia de inteligencia de Irán, la SAVAK, para enviar agentes islamistas a Afganistán, desestabilizando así aquel país de manera tal que aquello condujo a la invasión de Afganistán por parte de la Unión Soviética en 1980.La siguiente década, que se caracterizó por la implicación secreta de la CIA en Afganistán, fue determinante en la transformación de aquel país en un vivero de cultivo de la amapola del opio, del tráfico de heroína y del islamismo yihadista.
Hay muy buenos libros sobre ese tema publicados hace algunos años–uno por Tim Weiner, el otro por John Prados. Pero, como se dirigieron a oficiales de la CIA que les mostraron sólo algunos documentos que acababan de ser desclasificados, esos autores no hablan de la droga en sus libros.


La conexión de los narcóticos es tan profunda que no se menciona en los documentos de la CIA que se han hecho públicos. Pera la cooperación de la CIA, dirigida por William Casey desde 1981, con el banco de la droga llamado Bank of Credit and Commerce International (BCCI) estimuló la creación en Afganistán de una inmensa narcoeconomía, cuyas consecuencias desestabilizadoras ayudan a explicar por qué hay soldados de la OTAN, afganos y pakistaníes muriendo diariamente en esos lugares [2].


El BCCI fue un enorme banco de lavado de fondos provenientes de la droga. Corrompía, con sus presupuestos y sus recursos, a políticos de primer plano en el mundo entero… presidentes, primeros ministros… Y una parte de ese dinero sucio –de eso no se habla mucho, pero es la realidad– llegaba a políticos en Estados Unidos, a políticos de los dos partidos, y esa es una de las principales razones que explican por qué nunca logramos que el Congreso abriera una investigación contra el BCCI. Hubo de hecho un informe del Senado, que fue publicado, firmado por un republicano, Hank Brown, y por un demócrata, John Kerry. Y Brown felicitó a Kerry por haber tenido el coraje de escribir aquel informe cuando tantas personas de su partido estaban vinculadas al BCCI.Este banco fue un factor primordial en la creación de conexiones con gente como Gulbuddin Hekmatyar, probablemente el principal traficante de heroína del mundo entero en los años 1980. Se convirtió [Hekmatyar] en el principal beneficiario de la generosidad de la CIA, que se completó con una suma similar de dinero proveniente de Arabia Saudita. ¡Hay algo terriblemente nefasto en este tipo de situación!

Red Voltaire: En 1976, Jimmy Carter fue electo en base a un programa de reducción de los gastos militares y de distensión con la Unión Soviética, lo que en realidad no se concretó en los 4 años de su mandato. ¿Puede usted explicarnos por qué? ¿Será que su consejero de Seguridad Nacional, Zbigniew Brzezinski –a quien usted mencionó en su anterior respuesta– desempeñó algún papel en aquella política exterior, sensiblemente más agresiva que lo que se esperaba?

Peter Dale Scott: Los medios de difusión presentaban a Carter como un candidato populista, como un granjero sureño cultivador de maní. Pero la realidad profunda era que Carter había sido preparado para la presidencia por Wall Street, particularmente por la Comisión Trilateral, financiada a su vez por David Rockefeller y dirigida por Zbigniew Brzezinski.


Brzezinski, un polaco furiosamente antisoviético, se convirtió entonces en el consejero de Seguridad Nacional de Carter. Y desde el principio de aquel mandato [Brzezinski] interfirió continuamente al secretario de Estado Cyrus Vance para mantener una política una política exterior más vigorosamente antisoviética. En ese aspecto, Brzezinski actuó en contra de los objetivos planteados de la Comisión Trilateral, de la que el presidente Carter había sido miembro.La idea subyacente de la Comisión Trilateral era una imagen más bien atrayente de un mundo multipolar en el que Estados Unidos hubiese desempeñado un papel de mediador entre el Segundo Mundo, o sea el bloque soviético, y el Tercer Mundo, que era lo que en aquel momento se designaba como los países subdesarrollados o menos desarrollados… Entre paréntesis, yo detesto esa expresión, porque viví en Tailandia y, en ciertos aspectos, ¡ellos están mucho más desarrollados que nosotros!

En resumen, al ser electo, Carter nombro como secretario de Estado a un verdadero trilateralista, Cyrus Vance, y tenía como consejero de Seguridad Nacional a Zbigniew Brzezinski, quien estaba decidido a utilizar el Estado profundo para hacerle a la Unión Soviética tanto daño como le fuera posible. Y la mayor parte de lo que se interpretó como los «éxitos» del régimen de Reagan claramente se inició en la época de Brzezinski.

Fue una renuncia total de aquello a lo que se había comprometido la Comisión Trilateral. El pobre Carter fue electo porque había prometido cortes en el presupuesto de Defensa y, antes de su salida [de la Casa Blanca], había metido al Departamento de Defensa en masivos aumentos presupuestarios que, una vez más, fueron asociados a Reagan aunque en realidad habían comenzado antes.Por consiguiente, una masiva campaña tendiente a un aumento de los presupuestos de defensa –campaña discretamente realizada por ricos industriales del aparato militar que actuaban a través del Comité sobre el Peligro Presente– llevó la opinión pública estadounidense a fortalecer el esfuerzo de Brzezinski a favor de una presencia y de una política exterior estadounidenses más militantes, sobre todo en el Océano Índico.


Red Voltaire: Después de haber sido un hombre muy influyente con el presidente Gerald Ford, Dick Cheney –junto a su mentor Donald Rumsfeld y junto al vicepresidente George H. W. Bush– fue, a partir de la presidencia de Reagan, uno de los hombres claves del programa ultrasecreto de «Continuidad del Gobierno» (Continuity of Government, COG). ¿Puede usted explicarnos en qué consiste ese programa? ¿Ya se ha aplicado, aunque sea parcialmente?


Peter Dale Scott: Desde el comienzo de la presidencia de Reagan, en 1981, se creó un grupo secreto, fuera del gobierno regular, para trabajar sobre la llamada Continuidad del Gobierno («Continuity of Government» o COG) o, dicho de otra manera, en planes de la COG destinados a organizar la gestión del Estado en caso de urgencia nacional. Ese programa era inicialmente una extensión de planes preexistentes destinados a responder a un ataque nuclear que decapitara la dirección de Estados Unidos. Pero, antes del fin del mandato de Reagan, su orden ejecutiva número 12686 de 1988 modificó los términos [de dichos planes] para que cubrieran cualquier tipo de urgencia.


La COG es otra de las cosas que se asocian a Reagan, pero aquellos planes en realidad comenzaron en la época de Carter, aunque es posible que este último nunca haya estado al corriente de ello. En efecto, Carter creó la FEMA [la Agencia Federal de Manejo de Situaciones de Urgencia, siglas en inglés.], que históricamente siempre fue la estructura de planificación de la COG.Lo que resulta bastante chocante es que aunque los planes de la COG son planes extremos, el Congreso no estaba al corriente de ellos en los años 1980. Sólo un pequeño grupo –en el que se encontraban Oliver North, Dick Cheney y Donald Rumsfeld– estaba encargado de trabajar en esos planes en virtud de una orden ejecutiva altamente secreta de Reagan emitida en 1981, como ya expliqué anteriormente.


La cuestión de la COG se mencionó públicamente por primera vez en 1987, durante las audiencias sobre el escándalo Irán-Contras, cuando un miembro del Congreso nombrado Jack Brooks le preguntó a Oliver North: «Coronel North, en el marco de su trabajo en el Consejo de Seguridad Nacional, ¿no le asignaron a usted en un momento dado la planificación de la continuidad del gobierno en caso de un desastre de envergadura?» Agregó el congresista Brooks: «Yo estaba particularmente preocupado, señor presidente, porque leí en varios diarios de Miami y en algunos más que había un plan elaborado, por esta misma agencia, un plan de contingencia en caso de urgencia que suspendería la Constitución de los Estados Unidos. Aquello me inquietó mucho y me pregunté si era un aspecto en el cual había trabajado él. Yo creo que así es y quería tener esa confirmación.»


El senador Inouye, director de aquella comisión investigadora del Congreso, le respondió con un poco de nerviosismo: «Con todo respeto, ¿puedo pedirle que no se toque ese tema en este momento? Si queremos abordarlo, estoy seguro que pueden hacerse arreglos para una sesión ejecutiva.» Está claro que las preguntas del congresista Brooks eran sobre la «Continuidad del Gobierno», y aquellos arreglos para la realización de una sesión ejecutiva nunca tuvieron lugar.

Cheney y Rumsfeld –dos figuras claves del programa de la COG– siguieron participando en esos planes y ejercicios, muy onerosos, a lo largo de dos décadas sucesivas, incluso en momentos en que, hacia fines de los años 1990, los dos eran directores de empresas privadas que nada tenían que ver con el gobierno. Se ha dicho que el nuevo blanco que sustituyó a la Unión Soviética fue el terrorismo, pero algunos periodistas han mencionado que desde principios de los años 1980 había importantes planes destinados a hacer frente al tipo de manifestaciones que, según la mentalidad de Oliver North y de otros como él, habían llevado a la derrota de Estados Unidos en Vietnam. Nadie duda que los planes de la COG se hayan aplicado parcialmente durante el 11 de septiembre, paralelamente a un estado de urgencia proclamado oficialmente. Este último sigue aún en vigor al cabo de 9 años, a pesar de una ley posterior al Watergate que exige ya sea una aprobación o un cese de una urgencia nacional por parte del Congreso cada 6 meses. Los planes de la COG son un secreto celosamente guardado, pero en los años 1980 hubo informes que señalan que esos planes implicaban medidas de vigilancia y detenciones sin mandato, así como una militarización permanente del gobierno. En cierta medida, esos cambios claramente se aplicaron después del 11 de septiembre.

No hay manera de determinar cuántos cambios constitucionales ocurridos desde del 11 de septiembre pueden tener su origen en la planificación de la COG.
Sabemos, sin embargo, que nuevas medidas de aplicación de la COG fueron instauradas nuevamente en 2007, cuando el presidente Bush emitió la National Security Presidential Directive 51 (Directiva Presidencial de Seguridad Nacionale, o NSPD-51/HSPD-20). Esa directiva estipulaba lo que la FEMA posteriormente llamó «una nueva visión para garantizar la continuidad de nuestro gobierno», y fue seguida posteriormente por un nuevo National Continuity Policy Implementation Plan (Plan de Implementación de la Política de Continuidad Nacionale).


La NSPD-51 invalidó también la PDD 67, que era la directiva de la COG del decenio anterior elaborada por Richard Clarke, quien era por aquel entonces el «zar» del contraterrorismo en Estados Unidos desde la época de Clinton. En fin, la NSPD-51 hizo referencia a nuevos «anexos clasificados sobre la continuidad», señalando que deben «ser protegidos contra toda divulgación no autorizada».
Bajo la presión de algunos de sus electores que se habían movilizado a favor de la apertura de una verdadera investigación sobre el 11 de septiembre, el congresista Peter DeFazio, miembro de la Comisión sobre la Seguridad Interior, presentó dos pedidos para consultar esos anexos.Su primer pedido fue rechazado. DeFazio presentó entonces un segundo pedido, mediante una carta firmada por el presidente de su Comisión. El pedido fue rechazado de nuevo. Una vez más, como ya dije en mi respuesta a la segunda pregunta de esta entrevista, esto parece indicar que el sistema constitucional de contrapoderes ya no se aplica en Estados Unidos y que los decretos secretos están ahora por encima de la legislación pública.
Red Voltaire: En La Route vers le Nouveau Désordre Mondial, usted afirma que la Comisión Nacional Investigadora sobre el 11 de septiembre –cuyos miembros fueron nombrados por el gabinete de George W. Bush y cuyo Informe Final fue redactado por el equipo del director ejecutivo Philip Zelikov– incurrió en repetidos engaños sobre el tema del 11 de septiembre, sobre todo en lo tocante a las actividades de Dick Cheney en aquella mañana. ¿Puede usted explicar a nuestros lectores ese aspecto en particular?

Peter Dale Scott: Inicialmente, George W. Bush se resistió a toda investigación sobre el 11 de septiembre, hasta que el Congreso impuso una Comisión Investigadora, en respuesta a una eficaz campaña de las familias de las victimas [3] Thomas Kean y Lee Hamilton, los dos directores de la Comisión, prometieron públicamente guiarse por las preguntas sin respuestas de las familias de las víctimas, como por ejemplo: saber quiénes eran realmente los presuntos secuestradores de los aviones y cómo fue que se derrumbaron 3 edificios del World Trade Center, cuando uno de ellos ni siquiera llegó a recibir el impacto de un avión.


Finalmente, esas preguntas, al igual que otras muchas interrogantes, ni siquiera llegaron a mencionarse. Asimismo, la Comisión recogió gran cantidad de testimonios contradictorios y, en muchas ocasiones, reescribió ciertos relatos. Bajo la estrecha supervisión de Philip Zelikow, el director de aquella Comisión quien por mucho tiempo había sido empleado del gobierno en cuestiones de seguridad nacional, el Informe de la Comisión sobre el 11 de Septiembre ignoró ciertas contradicciones y corrigió otras de una forma que fue cuestionada por numerosos críticos.El Informe atribuyó la ausencia de respuestas [de la defensa estadounidense] de aquel día a un caos y a una ruptura sistémica, ignorando así otros testimonios de Cheney, según los cuales él desempeñó aquel día un papel preponderante. La Comisión ignoró igualmente importantes contradicciones y dudas sobre el testimonio que había prestado Cheney. Un tema crucial que la Comisión no investigó de manera explícita fue la aplicación de los planes de la COG [durante los hechos] el 11 de septiembre (p.555, nota 9).

Tampoco mencionó la comisión de estudios sobre el terrorismo de Cheney –reunida por decreto de Bush en mayo de 2001– que fue citada como fuente de origen de una orden del Comité de Jefes del Estado Mayor Conjunto [el JCS, según sus siglas en inglés] que databa del 1º de junio de 2001. Aquella orden modificó [u obstaculizó, haciéndolas inoperantes] las condiciones de intercepción de los aviones secuestrados por parte de la fuerzas aérea.Para lograr su recuento restringido sobre la responsabilidad de Cheney [en lo sucedido] aquel día, la Comisión también restó importancia –y de manera flagrante– a varios recuentos de testigos oculares [que estaban] en completo desacuerdo con la cronología de la propia Comisión, particularmente los del director del contraterrorismo Richard Clarke y del secretario de Transportes Norman Norman Mineta.

Red Voltaire: Gran parte de La Route vers le Nouveau Désordre Mondial –un libro verdaderamente muy rico debido a la cantidad e importancia de los temas que aborda– trata sobre la geopolítica del petróleo, de la droga y del armamento y la manera como el Estado profundo estadounidense la maneja en Asia Central y en el Medio Oriente desde la época del presidente Carter. Sabiendo que la «guerra contra el terrorismo» perdura y se extiende hoy en más de 60 países –principalmente a través de operaciones secretas–, ¿cuáles son en su opinión los verdaderos orígenes y objetivos de esta?

Peter Dale Scott: Al principio de la «guerra contra el terrorismo» estaba muy claro que los consejeros estratégicos de los dos partidos, al igual que los grupos de reflexión (think tanks, en español tanques pensantes, son centros o institutos de propaganda y/o difusión de ideas políticas ) como el Council on Foreign Relations, estaban preocupados por la necesidad que según ellos tenía Estados Unidos de preservar su dominio histórico sobre los mercados petroleros mundiales. Produjeron documentos que apoyaban la idea de un incremento de la fuerza militar de Estados Unidos en la región del Golfo Pérsico, así como la idea de adoptar planes militares destinados, en particular, a ocuparse de Sadam Husein.

Hoy en día, la «guerra contra el terrorismo» ha seguido extendiéndose, y nos dicen que los militantes salafistas se han desplazado –como era de esperar– hacia nuevas regiones del mundo, sobre todo hacia Somalia y Yemen, para preparar sus represalias. La «guerra contra el terrorismo» se ha convertido por lo tanto en un ensayo para la actual doctrina estratégica de Estados Unidos tendiente a implantar un «dominio total» [«Full-spectrum dominance»], como fue definida en el importante informe del Pentágono titulado Joint Vision 2020, llamando entonces a garantizar «la capacidad de las fuerzas estadounidenses, operando solas o con el apoyo de los aliados, para derrotar a cualquier enemigo y controlar cualquier situación mediante la gama de operaciones militares [disponibles]».

Desde la Segunda Guerra Mundial cada una de esas escaladas ha sido conducida por un lobby de la Defensa financiado originalmente por el complejo militaro-industrial y actualmente por media docena de fundaciones de derecha que disponen de fondos ilimitados. Con el tiempo, su personal ha ido emigrando de grupo en grupo –el American Security Council, el Comité sobre el Peligro Presente, el Proyecto para el Nuevo Siglo Americano y, actualmente, el Center for Security Policy (CSP) [4]. Pero sus objetivos han ido ampliándose con el paso de los años yendo así de maximizar la presencia estadounidense hasta restringir las libertades individuales para impedir la reaparición de cualquier tipo de movimiento antiguerra en Estados Unidos. Yo abordo la expansión de esta facción del sector de la defensa en mi más reciente libro, American War Machine.


Esa agenda incluye cada vez más el maccarthysmo, por no decir el fascismo. Cierto número de grupos están alimentando una histeria islamófoba que recuerda la histeria anticomunista de los años 1950, llamando a una guerra aparentemente sin fin contra el Islam. Por ejemplo, el CSP [Centro para la Política de Seguridad, siglas en inglés. Ndt.] publicó recientemente un documento titulado Shariah, The Threat to America [5], en el que proclama que la sharia es «la amenaza totalitaria de nuestra época», con advertencias alarmistas sobre una «yihad infiltrada» y una «yihad demográfica».

Red Voltaire: Esa «guerra contra el terrorismo», cuyos verdaderos fundamentos y objetivos están lejos de ser expuestos explícitamente por los gobiernos de los países miembros de la OTAN, comenzó en Afganistán, en 2001. En ese Estado, poderosos señores de la guerra aliados a Estados Unidos en los años 1980 –en la época en que los muyahidines combatían a las tropas soviéticas– son actualmente destacados actores del conflicto en «AfPak», la entidad geopolítica que abarca Afganistán y Pakistán. Tomemos como ejemplo simbólico el caso de Gulbuddin Hekmatyar. La opinión pública de los diferentes países de la OTAN no parece darse realmente cuenta de quién es este señor Hekmatyar. ¿Puede usted proporcionarnos información sobre él? En su opinión, ¿cómo simboliza [Hekmatyar] el peligro que representa una política exterior estadounidense que, por falta de control legislativo y de visibilidad pública, ha provocado la explosión del tráfico de droga a nivel global?


Peter Dale Scott: Al disponer de pocos agentes leales en Afganistán, Estados Unidos decidió realizar su Operación Ciclón a través de los que estaban a la disposición de la Inter-Services Intelligence (ISI, los servicios secretos pakistaníes). Pakistán, temiendo a su vez a los reclamos de los verdaderos nacionalistas afganos que reivindican sus propios territorios fronterizos, dirigió el volumen de las ayudas provenientes de Estados Unidos y de Arabia Saudita hacia dos extremistas cuya base de apoyo en Afganistán era muy restringida: Abdul Rasul Sayyaf y Gulbuddin Hekmatyar.
Este último, miembro de la etnia pashtún y de la tribu Ghilzai, originario de norte no pashtún, fue entrenado inicialmente para la resistencia violenta bajo la dirección de los pakistaníes. Fue al parecer el único líder afgano que reconoció explícitamente la línea Durand que define la frontera entre Afganistán y Pakistán. Para compensar el apoyo que no tenían entre la población local, Sayyaf y Hekmatyar cultivaron y exportaron opiáceos de forma masiva en los años 1980, también con apoyo del ISI.Fue por esa misma razón que los dos colaboraron con los muyahidines extranjeros –o sea, con los iniciadores de lo que hoy se ha dado en llamar al-Qaeda– que por entonces afluían hacia Afganistán, y Hekmatyar en particular parece haber desarrollado una estrecha relación con Osama Ben Laden. Aquella afluencia de fundamentalistas wahabitas y deobanditas trajo como importante consecuencia el debilitamiento de la versión tradicional sufista del Islam local.


Durante la campaña antisoviética, las fuerzas de Hekmatyar mataron cierta cantidad de personas que apoyaban a Ahmed Shah Masud, la principal amenaza para los planes de Hekmatyar –planes que contaban además con el apoyo del ISI– que consistían en dominar el Afganistán postsoviético. Después de la retirada de estos últimos, la CIA –actuando en contra de las recomendaciones del Departamento de Estado– utilizó también a Hekmatyar para impedir la constitución de un gobierno de reconciliación nacional, lo cual condujo a una guerra civil que provocó la muerte de miles de personas en los años 1990.Desde la invasión de Estados Unidos contra Afganistán en 2001, Hekmatyar ha dirigido su propia facción de combatientes para obtener una retirada de las tropas de la OTAN, aunque parece más abierto que los talibanes en cuanto a integrarse a un gobierno de coalición dirigido por el actual presidente Hamid Karzai. En Washington, importantes funcionarios de la defensa –como Michael Vickers– todavía se refieren a la Operación Ciclón como «la acción clandestina más exitosa» en la historia de la CIA.



No parecen preocupados por el hecho que ese programa de la CIA haya contribuido a generar y a desencadenar algo como al-Qaeda –la nueva justificación postsoviética para los aumentos sin precedentes de los presupuestos de defensa– ni tampoco por haber conferido a Afganistán su actual papel de principal fuente mundial de heroína y hachís.Red Voltaire: En conclusión, ante la situación financiera, económica, política, social e incluso moral existente en Estados Unidos, así como en numerosos países a través del mundo, ¿tiene usted confianza en el futuro? ¿Ve usted indicios estimulantes de una mayor influencia de lo que usted llama la «voluntad prevaleciente de los pueblos» en la toma de decisiones políticas, un proceso que es hoy por hoy más oligárquico que nunca?


Peter Dale Scott: Se dice que deberíamos ver cada crisis como una oportunidad. La crisis de Estados Unidos, que es también la del mundo, pudiera ser ciertamente la ocasión de introducir reformas de gran envergadura en los procesos del capitalismo de mercado que engendraron diferencias tan grandes entre los muy ricos y los muy pobres. Desgraciadamente, debido a esos procesos, las políticas tradicionales y los métodos de movilización se han hecho más ineficaces aún de lo que ya eran anteriormente.


En mi libro «La Route vers le Nouveau Désordre Mondial», yo defiendo el hecho que importantes cambios sociales son posibles cuando la opresión da lugar a la formación de una opinión pública unida –o de lo que yo llamo «la voluntad prevaleciente de los pueblos»– en oposición a esa opresión. Hago referencia a ejemplos como el movimiento por los derechos cívicos en el sur de Estados Unidos, o el movimiento polaco Solidarnosc.Desarrollos tecnológicos como Internet han facilitado más que nunca la unión de las personas, tanto a nivel nacional como a nivel internacional. Pero la tecnología ha perfeccionado también los instrumentos autoritarios de vigilancia y represión, haciendo la movilización activista más difícil que antes. Por consiguiente, el futuro es muy incierto. Pudiera decirse que el sistema global actual está más inestable que nunca y que es posible que algún tipo de prueba de fuerza logre cambiarlo.En todo caso, yo estoy convencido de que estamos viviendo un periodo particularmente estimulante. La juventud debe continuar uniéndose como siempre lo ha hecho a movimientos que aspiran al cambio social, y a crear nuevos espacios propicios al intercambio global. Y, por sobre todo, no hay ninguna excusa para la desesperación.


Red Voltaire: Le agradecemos sus esclarecedoras respuestas, profesor Scott. Le deseamos que su primer libro traducido al francés encuentre entre el público francófono el gran éxito que merece.

(*) Peter Dale Scott: Nacido en Montreal en 1929, Peter Dale Scott es un ex diplomático, poeta y autor canadiense. Es también profesor emérito de Literatura Inglesa en la Universidad de Berkeley, estado de California. Es conocido por sus posiciones contra la guerra y por sus críticas sobre la política exterior de Estados Unidos. Peter Dale Scott es además un autor y analista político reconocido tanto por la crítica como por sus colegas, entre los que se encuentra su amigo Daniel Ellsberg, reconocido a su vez como «el hombre que hizo caer a Nixon».

Entrevista realizada por Maxime Chaix y Anthony Spaggiari, quiénes son los traductores del libro «La Route vers le Nouveau Desordre Mondial» (que se puede traducir al castellano como: La ruta que lleva al Nuevo desorden mundial) y que está publicado en francés.


[1] «Los ejércitos secretos de la OTAN» (I), por Danièle Ganser, éditions Demi-Lune, 2007.
[2] «El opio, la CIA y la administración Karzai», por Peter Dale Scott, Red Voltaire, 10 décembre 2010.
[3] Ver el documental Press for Truth –En busca de la verdad NdT.
[4] Os Senhores da Guerra, por Thierry Meyssan, ediciones Frenesi (Lisboa), 2002. Versión francesa simplificada: «Los manipuladores de Washington», red Voltaire, 13 de noviembre 2002.
[5] «Le Center for Security Policy relance la «guerre des civilisations», Réseau Voltaire, 5 janvier 2011.


UN MUERTO DE 'PHOTOSHOP'

Las primeras horas tras el anuncio de la muerte de Bin Laden, televisiones y sitios 'web' de todo el mundo extendieron la imagen del supuesto cadáver de Bin Laden.A las ocho de la mañana, hora peninsular española, la fotografía de un hombre barbado y de rictus congelado en un posible gesto de dolor era dada por buena por los medios de todo el mundo.



La fuente era la televisión pakistaní 'Geo', que dijo que la imagen se la había facilitado el Ejécito de su país. Tan sólo minutos más tarde comenzó a ser retirada de aquellos sitios que la habían publicado por las dudas que surgían acerca de su autenticidad.En cuestión de dos horas, el engaño quedó al descubierto. El Photoshop fue utilizado esta vez para simular el cadáver del hombre más buscado del mundo.La manipulación ha partido de una de las imágenes ya conocidas de Bin Laden, tomada en 1998. De ésta ha sido cogida la barba y los labios. La parte superior del rostro corresponde a una segunda imagen, tal como se muestra en la composición que acompaña a esta noticia (tercera por la izquierda).


BOMBA NUCLEAR SI CAE BIN LADEN

El organizador del 11-S, preso en Guantánamo, advirtió de una “tempestad infernal” con un artefacto escondido en Europa.El organizador de los atentados de 2001 en Estados Unidos afirmó que la red terrorista Al Qaeda haría estallar una bomba nuclear en caso de captura de su jefe Osama bin Laden, según documentos clasificados obtenidos por la página WikiLeaks y publicados ayer.Esta bomba, escondida en Europa, desencadenará “una tempestad nuclear infernal”, afirmó Jalid Sheij Mohamed, número tres de Al Qaeda, según documentos del Pentágono a los que tuvo acceso el diario británico Daily Telegraph.


Jalid Sheij Mohamed, autoproclamado organizador de los atentados del 11 de septiembre de 2001 contra EU, fue capturado en 2003 y se encuentra desde 2006 en la prisión estadunidense de Guantánamo donde será juzgado por un tribunal militar en esa base ilegal en territorio de Cuba.Desde el domingo varios periódicos internacionales han tenido acceso a documentos de la justicia de EU, obtenidos por WikiLeaks, y donde se describe el recorrido de 779 personas que desde 2002 han pasado por Guantánamo.


Un determinado reloj llevado en la muñeca por los islamistas trasladados a Guantánamo podría ser signo de pertenencia a Al Qaeda, informó ayer el diario italiano La Reppublica con base en WikiLeaks.El reloj, modelo F-91W de Casio, está considerado como símbolo de pertenencia a la red del saudí Bin Laden, ya que “un tercio de los detenidos que al ser capturados llevaban este modelo en la muñeca tenían relación con los explosivos”. De hecho, “más de 50 documentos sobre detenidos en Guantánamo aluden a este modelo de reloj”, añade el diario romano.





A la vez, el sitio web de la revista alemana Der Spiegel publicó ayer que el mismo Jalid Mohamed estaba preparando en 2002 un atentado similar al que destruyó las Torres Gemelas hace casi una década, en el aeropuerto londinense de Heathrow.Pero, añade, hay que valorar con cautela estos testimonios por haber sido obtenidos bajo tortura en la mayoría de los casos.


El vocero de la Casa Blanca, Jay Carney, condenó ayer las últimas filtraciones y dijo que Barack Obama sigue adelante con sus planes de cerrar Guantánamo.Añadió que su gobierno está “decepcionado” porque “el New York Times” y otros medios publicaron el material, según el cual el principal fin de la prisión es “explotar” toda la información de los reclusos pese a la reconocida inocencia de muchos de ellos, informó a su vez El País.


El 60% de los presos fue llevado sin ser una amenaza “probable”, añade El País, que cita junto a otros medios documentos redactados entre 2002 y 2009, bajo la administración de George W. Bush.Esos papeles del Pentágono incluyen Expedientes de Valoración de Detenidos (DAB) redactados por la Defensa cuando Obama, a su llegada al poder, se comprometió a cerrar la prisión en un año.


Precisamente, la filtración sale a la luz cuando el gobierno de Obama se ve impedido de cerrar la cárcel para presos “del terrorismo” en Guantánamo, donde él mismo restableció las comisiones militares creadas por Bush, que había suspendido en 2009.De los 600 detenidos bajo la era Bush, varios de los cuales fueron puestos en libertad o entregados a otros gobiernos, pese a que eran considerados de “alto riesgo”, quedan hoy 172. De ellos, unos 35 pueden ir a juicio ante tribunales federales o ante las comisiones militares.


SOBRINO DE GADAFI ASESORA A DANIEL ORTEGA: EEUU



La embajada de Estados Unidos en Managua expresó su preocupación por el nombramiento de un sobrino del líder libio Muamar Gadafi como asesor personal del presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, según cables divulgados ayer en Managua por El Nuevo Diario y el semanario Confidencial, con base en WikiLeaks.


Se trata de Mohamed Lashtar, un libio nacionalizado nicaragüense, secretario y asesor privado para asuntos internacionales de Ortega.Los despachos fueron escritos cuando Ortega volvió al poder (2007) por el embajador de EU en Managua, Paúl Trivelli. Lashtar, de 51 años, llegó a Nicaragua en 1980 y dirige la empresa Agropecuaria Nicaragüense Árabe Libia y ha sido “pieza clave” de Ortega cuando hizo oposición (1990-2006) al canalizar el dinero que Gadafi le enviaba “para sostener sus actividades privadas y campañas políticas”.


LA CIA ADVIERTE QUE AL QAEDA BUSCARÁ VENGARSE

El director del organismo aseguró que "casi con seguridad" lo harán; la red terrorista había amenazado con una "guerra nuclear" si mataban a Osama.Los terroristas intentarán "casi con seguridad" vengar a Osama ben Laden, advirtió el director de la agencia de inteligencia estadounidense (CIA), Leon Panetta. "Los terroristas casi con seguridad intentarán vengarlo, y debemos, y lo haremos, mantenernos vigilantes y resueltos", advirtió en un comunicado.


Amenazas reveladas en WikiLeaks. La semana pasada se conoció un cable filtrado por WikiLeaks en el que se afirmaba que Al-Qaeda tenía una bomba nuclear escondida en Europa y que la haría estallar si ben Laden fuera capturado o asesinado.La amenaza de desatar un "infierno nuclear" se le atribuye a Khalid Sheikh Mohammed, uno de los líderes de la organización terrorista y confeso autor intelectual del atentado a las Torres Gemelas el 11 de septiembre de 2001, actualmente detenido en Guantánamo.


La advertencia figura en uno de los documentos que integran la última tanda de cables difundidos por WikiLeaks referidos a la violaciones a los derechos humanos en la prisión de los Estados Unidos.La información sobre ese eventual "infierno nuclear" también se le atribuye, siempre según los datos filtrados, a Abu Al-Libi, otro de los jefes operativos de Al-Qaeda, preso en Guantánamo.


"Al-Libi tiene conocimiento de que Al-Qaeda posiblemente tenga una bomba nuclear en su poder y sabe dónde está guardada", se afirma en el documento del Departamento de Estado de los Estados Unidos.Las filtraciones del sitio fundado por Julian Assange sobre la situación en Guantánamo fueron difundidas por un grupo de medios europeos y norteamericanos, entre los cuales figuran los diarios La Republica, The New York Times, The Washington Post, The Daily Telegraph, El País y Le Monde; la revista Der Spiegel y la cadena norteamericana National Public Radio.


POR ERROR DE TECLEO,FOX Y ABC "MATARON" A OBAMA

(Por BBC Mundo)

Osama Bin Laden está muerto, pero según un sinnúmero de mensajes de Twitter, gráficos en las pantallas e incluso presentadores de televisión, la noticia fue: "Obama Bin Laden está muerto".


La muerte del número uno de al-Qaeda tomó por sorpresa a los medios y la urgencia por informar la noticia les hizo meter la pata a algunos comunicadores.Es que el azar quiso que sólo una letra diferenciara los nombres del ser humano más buscado de la Tierra y el presidente del país más poderoso del mundo.La cadena Fox dejó ver durante unos instantes en su pantalla el texto "Obama bin Laden está muerto". Y la también estadounidense ABC cometió el mismo error en su página de internet dos veces: primero habló sobre la muerte de "Obama bin Laden", y luego tituló que "Obama sería enterrado en el mar".Fox clic admitió el desliz y recordó que otras cadenas habían cometido el mismo error, como CNN en 2007 (clic ver video).


"ÉPICO"

En un artículo en su página web, Fox explicó que el mensaje original que se leía en el teleprompter (aparato que usa el presentador para leer lo que debe decir) decía en un principio "Obama realiza anuncio de seguridad nacional" y que omitieron borrar la "b" cuando reemplazaron el texto por "Osama bin Laden está muerto".





Quizás más embarazoso fue clic el error del presentador de la misma cadena que dijo al aire que "el presidente Obama está muerto", ante lo cual su compañera lo corrigió y pudo rectificar el error de inmediato. Pero el daño ya estaba hecho: en cuestión de minutos el tema se reprodujo por las redes sociales –donde lo califican desde "error épico" hasta "acto fallido freudiano"- y fue lo más visto en varios medios digitales, superando incluso a la mismísima noticia de la muerte del líder de al-Qaeda.Los escépticos y seguidores de la teoría de la conspiración no tardaron en aparecer: para algunos, el error fue a propósito.


EL RITUAL DEL CADÁVER DE BIN LADEN

(Por KIEN&KE)

La única manera de evitar que la tumba de Osama Bin Laden se convirtiera en un sitio de peregrinación, era que fuera lanzado al mar. “Encontrar un país dispuesto a aceptar los restos del terrorista más buscado del mundo hubiera sido difícil”, dijo un funcionario del gobierno de Estados Unidos. Para eso, la sepultura en el mar debía ser manejada con un minucioso ritual según las leyes del Islam.


Pero el debate está abierto. Los reyes sauditas, por ejemplo, están enterrados en tumbas anónimas, una conducta muy acorde con la tradición islámica de no adorar imágenes ni lugares. Así, la decisión de lanzar el cadáver al mar habría sido injustificada. Y Occidente, con su culto a la imagen, al no creer hasta no ver, espera con ansias la fotografía del cadáver. Altos funcionarios de Estados Unidos afirman que tomaron muestras de ADN para demostrar la veracidad de los hechos.


Entonces, si es cierta la versión que dice que el cadáver fue lanzado al mar, el ritual incluyó baños rituales y debió ser bajado al agua en un recipiente de arcilla, con una manta blanca o con un peso atado a sus pies. Además, el sitio alislam.org dice que estos rituales en el mar, que son poco comunes, se hacen en lugares con una profundidad donde el cadáver no corra peligro de ser devorado por los depredadores del mar.


Sin embargo, los entierros rituales islámicos suelen esperar al menos 24 horas, algo que, al parecer, no se respetó, ni ahora ni en el pasado. Los cadáveres de los hijos de Saddam Hussein, Uday y Qusay, por ejemplo, fueron enterrados once días después de su muerte.Así las cosas, la supuesta decisión que se tomó con el cuerpo de Osama Bin Laden ha despertado suspicacias y mucho escepticismo.


VENEZUELA EXIGE “QUE CESE INMEDIATAMENTE LA OCUPACIÓN Y LA VIOLENCIA DESATADA POR LOS EEUU EN ASIA CENTRAL”

La Cancillería de Venezuela ha hecho público un Comunicado en relación a la muerte de Osama Bin Laden. En el mismo se califica al líder de Al Qaeda como un sombrío personaje entrenado por la CIA.

Este es el Comunicado:

República Bolivariana de Venezuela

Ministerio del Poder Popular para Relaciones Exteriores

Comunicado



El gobierno de los Estados Unidos ha anunciado la muerte del connotado terrorista Osama Bin Laden, como producto de una operación militar conducida por fuerzas estadounidenses en el territorio de Pakistán, sin conocimiento de las autoridades de ese país.Este sombrío personaje, entrenado y armado por las agencias de inteligencia estadounidenses durante los años 80 del siglo pasado, volvió sus prácticas terroristas contra Estados Unidos en años posteriores, convirtiéndose en el mejor pretexto para desatar la guerra que hoy se prosigue contra los pueblos de Irak y Afganistán.


El gobierno de la República Bolivariana de Venezuela, al suponer que sea cierta la muerte anunciada de Bin Laden, exige que cese inmediatamente la ocupación y la violencia desatada por los Estados Unidos en Asia Central, con la supuesta intención de neutralizarlo.Ante la barbaridad y la ilegalidad de los métodos utilizados por el gobierno de los Estados Unidos, el gobierno venezolano sigue convencido, como lo advirtió en el año 2001, que no se puede combatir al terror con más terror, ni a la violencia con más violencia, y que el respeto a la dignidad y soberanía de los pueblos constituye un requisito indispensable para la consolidación de la seguridad y la paz mundial.




El gobierno bolivariano, en unión del pueblo de Venezuela, se vale de esta ocasión para manifestar su solidaridad con el pueblo de los Estados Unidos, especialmente con las familias de las víctimas de los atentados del 11 de septiembre de 2001, y para ratificar su condena irrestricta al terrorismo en todas sus formas y manifestaciones, su repudio a todas las formas de violencia, y su compromiso con la paz.

Caracas, 2 de mayo de 2011



EEUU EMITE ALERTA DE VIAJE GLOGAL A SUS CIUDADANOS

(Por BBC Mundo)

Estados Unidos emitió una alerta de viaje global a los ciudadanos estadounidenses después de que el presidente Barack Obama anunciase la muerte del líder de al-Qaeda, Osama bin Laden.En un comunicado, el Departamento de Estado de EE.UU. advierte a sus ciudadanos de un "potencial aumento" de la violencia "antiestadounidense".


El presidente Barack Obama anunció poco antes de la media noche del lunes que el ejército estadounidense había matado a Bin Laden y que EE.UU. tenía su cuerpo.Obama anunció que todos los edificios e instalaciones oficiales de su país, tanto en su territorio como en el exterior, se encuentra en alerta máxima ante el temor a posibles represalias.


NO"SALIR DE HOTELES"

El Departamento de Estado aconseja a sus ciudadanos en el exterior, y especialmente a quienes están "en áreas en donde recientemente ocurrieron los eventos", que eviten en lo posible "salir de sus casas y hoteles, así como las reuniones públicas y manifestaciones".

"EE.UU. ha puesto a sus embajadas bajo máxima alerta, y les ha recomendado cerrar sus instalaciones temporalmente", señala el comunicado.


Y agrega: "Se urge a los ciudadanos estadounidenses en el extranjero a monitorear las noticias locales y mantener contacto con la embajada o consulado de EE.UU. más cercano".La organización policial internacional Interpol hizo un llamado para una mayor vigilancia luego del anuncio de la muerte de Bin Laden. La institución señaló que la muerte de Osama bin Laden no representaba el fin de los afiliados de al-Qaeda o de aquellos inspirados por la organización.
El canciller del Reino Unido, William Hague, dijo que pidió a todas las embajadas británicas que se aseguraran de elevar los niveles de vigilancia.


EL CONSEJO DE SEGURIDAD DE LA ONU CELEBRA LA MUERTE DE OSAMA BIN LADEN

El Consejo de Seguridad de la ONU se congratuló este lunes por el anuncio de la muerte de Osama Bin Laden, y subrayó que se trata de un “giro” en la lucha contra el terrorismo.En un ocasión extraordinaria en la que el organismo “celebra” la muerte de una persona, el consejo de 15 miembros subrayó que el operativo del domingo significa que Bin Laden “nunca más podrá perpetrar actos de terrorismo” como los atentados del 11 de setiembre de 2001.


“La muerte de Osama bin Laden anunciada por el presidente Obama marca un hito en la lucha común contra el terrorismo” Fuentes diplomáticas explicaron que el máximo órgano internacional de seguridad se reunió para tratar el asunto del terrorismo a petición de la delegación de Estados Unidos en la ONU, cuyos responsables presentaron la propuesta de esta declaración, que finalmente fue pactada conjuntamente por los quince países miembros.En una reunión en la que participó el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, los miembros del Consejo aprobaron por unanimidad un texto que deplora la existencia del terrorismo y en el que subraya que “ninguna causa puede justificar el asesinato de personas inocentes”.


“No podrá vencerse al terrorismo solo mediante fuerza militar, medidas judiciales u operaciones de inteligencia, sino mediante un acercamiento continuo y exhaustivo que contemple, asimismo, la participación activa de los Estados, las organizaciones internacionales y regionales y la sociedad civil”, añade la declaración.Los miembros del Consejo creen que “se debe actuar ante las condiciones que favorezcan la extensión del terrorismo e impedir, reducir, aislar e incapacitar a la amenaza terrorista” y piden a los Estados que “todas las medidas que tomen para combatir el terrorismo cumplan con sus obligaciones bajo las leyes internacionales, en particular las humanitarias y de derechos humanos”.


La reunión del Consejo de Seguridad, cuya presidencia rotatoria ostenta este mes Francia después de que en abril estuviera en manos de Colombia, se produjo después de que el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, informara el domingo de que el líder de Al Qaeda había muerto en un intercambio de disparos con “un pequeño grupo” de las fuerzas estadounidenses.La declaración del Consejo llegó después de que tanto Ban como el presidente de la Asamblea General, Joseph Deiss, se pronunciaron sobre la muerte del cerebro de los ataques del 11 de septiembre de 2001.


“La muerte de Osama bin Laden anunciada por el presidente Obama marca un hito en la lucha común contra el terrorismo”, aseguró Ban, quien indicó que “la ONU seguirá adelante con la lucha contra el terrorismo y continuará liderando la campaña (contra el terrorismo) junto a los líderes mundiales”.


En esos mismos términos se expresó Deiss, quien reiteró el compromiso del organismo internacional en la lucha antiterrorista e insistió en que “el terrorismo es inaceptable en todas sus formas y manifestaciones”.


Soldados estadounidenses mataron el domingo a Bin Laden en una mansión de tres plantas, valorada en un millón de dólares y ubicada no lejos de la prestigiosa academia militar de Kakul, centro de formación de los cuadros del Ejército de Pakistán.

ASÍ SE VIVIÓ LA OPERACIÓN CONTRA BIN LADEN EN LA SALA SITUACIONAL DE LA CASA BLANCA

Los “minutos pasaron como días”, luego de que el presidente Barack Obama ordenara el ataque contra la residencia de Osama bin Laden y de que siguiera, en tiempo real, la redada de las fuerzas especiales estadounidenses que abatieron al jefe de Al Qaida.El consejero para la lucha antiterrorista de la Casa Blanca, John Brennan, quien persiguió durante 15 años al cerebro de la organización Al Qaida, dio detalles este lunes sobre la arriesgada operación de Estados Unidos en la ciudad de Abbottabad, en Pakistán.

“Yo creo que se trata probablemente de uno de los momentos de más ansiedad en la vida de la gente que estaba reunida aquí ayer”, dijo Brennan en una animada conferencia de prensa, en la Casa Blanca.


“Los minutos pasaban como días y el presidente estaba muy preocupado por la seguridad de nuestro personal”, añadió.

“Eso es lo que ocupaba sus pensamientos, y nosotros queríamos estar seguros de ser capaces de atravesar por esto y cumplir la misión”, explicó.


OSAMA BIN LADEN, EL TERRORISTA MÁS BUSCADO

Osama bin Laden era buscado desde 2001 por las fuerzas estadounidenses y Washington ofreció una millonaria recompensa por información que llevara a su captura. Según la inteligencia estadounidense, Bin Laden se refugió durante un largo periodo en las cuevas de Tora-Bora, en Afganistán, adonde se había trasladado tras la invasión militar estadounidense en 2001. Después de abandonar aquel lugar, Bin Laden cambió frecuentemente su residencia, pero siempre permaneció entre el norte de la provincia pakistaní de Frontera del Noroeste y el valle de Kurram, cerca de la frontera afgana.


En 2009, Barack Obama estableció como objetivo debilitar la infraestructura de Bin Laden hasta tal punto que no pudiera actuar. El presidente estadounidense afirmó que preferiría “capturarlo o matarlo”, pero si EE. UU. era capaz de “apretar el nudo para que no pueda comunicarse con sus subordinados” alcanzaría su objetivo de proteger a su país.

Hijo de un empresario multimillonario de origen saudita, Osama Bin Laden estuvo involucrado en la lucha contra la invasión y ocupación soviética de Afganistán que tuvo lugar entre 1979 y 1988 y que terminó con la derrota de los soviéticos por grupos islamistas internacionales financiados por Estados Unidos, Arabia Saudita y Pakistán. Osama encabezaba una de las siete principales milicias islamistas junto con Abdullah Azzam. Ellos establecieron una red de campos de entrenamiento y centros para reclutar y transferir fondos en varios países.


En 1988 formó Al Qaeda, que pasó a convertirse en una red internacional terrorista. Asumió las metas de promover revoluciones islámicas en el mundo musulmán y resistir a las intervenciones en Oriente Medio.Tras la primera Guerra del Golfo, reorientó el objetivo de Al Qaeda hacia la lucha contra la creciente presencia de Estados Unidos en Oriente Medio. Desde 1991, Al Qaeda organizó varios atentados terroristas contra tropas e intereses estadounidense en diferentes países. Desde 1996 cooperó activamente con el movimiento radical islamista talibán que gobernó en Afganistán. Ese mismo año hizo su primera declaración de yihad contra Estado Unidos.

Los atentados del 11-S fueron la cima de su trayectoria: miembros de Al Qaeda capturaron cuatro aviones comerciales y dirigieron dos hacia los rascacielos del World Trade Center en Nueva York y un tercero hacia el Pentágono. El cuarto avión cayó en Pensilvania. Cerca de 3.000 personas murieron en aquellos atentados.


EL MUNDO FELICITA A EEUU POR LA MUERTE DE BIN LADEN

El mundo está de enhorabuena por el anuncio de la muerte del terrorista 'número uno', Osama Bin Laden. Los gobiernos de varios países expresaron su satisfacción por la muerte del terrorista más buscado del mundo en una operación de las fuerzas militares estadounidenses en Pakistán y felicitaron al Gobierno de EE. UU. por este gran triunfo. El acontecimiento es considerado no sólo como una victoria para EE. UU., sino para toda la comunidad internacional en su lucha contra Al Qaeda.


El primer ministro británico, David Cameron, dijo que la muerte de Osama Bin Laden es un "gran paso adelante" en la lucha contra el terrorismo. Cameron indicó que la desaparición del terrorista "traerá un gran alivio a la gente en todo el mundo", aunque, según añadió, "nada hará que los seres queridos que las familias han perdido puedan volver, pero al menos saben que ya no está el hombre que fue responsable de esos terribles actos".


Según el ministro italiano de Asuntos Exteriores, Franco Frattini, "esta victoria del bien contra el mal, de la justicia contra la maldad, ha sido posible por la determinación de los Estados Unidos en la caza del responsable del episodio más trágico del inicio de este siglo, el 11 de septiembre, y de otras numerosas matanzas".
"El hecho de que se haya acabado con las maniobras sangrientas de ese terrorista es una buena noticia para todos los hombres que defienden la paz y la libertad en el mundo", dijo el ministro alemán de Exteriores, Guido Westerwelleen.El presidente de Afganistán, Hamid Karzai, se felicitó hoy por la muerte de Osama Bin Laden a manos de comandos estadounidenses y aprovechó la oportunidad para pedir a la comunidad internacional una mayor sensibilidad hacia las víctimas civiles de la guerra afgana.



La muerte de Bin Laden también generó diversas reacciones de analistas y políticos de América Latina. El canciller peruano, José García Belaunde, felicitó a EE. UU. por el éxito de la operación que corona el esfuerzo de años tratando de desmantelar a la cabeza de esta organización terrorista mundial, añadiendo que este acontecimiento ofrece un "horizonte de seguridad" al mundo.Desde Santiago de Chile, Patricio Navia, analista político y académico de la universidad chilena Diego Portales y de la Universidad de Nueva York, dijo a través de un mensaje en Twitter que la "gente que ama la democracia y la libertad no puede sino estar satisfecha de que Bin Laden esté muerto. Ninguna justificación para los ataques del 11-S".


Hay países donde opinan que es muy pronto para valorar la muerte de Osama Bin Laden. Entre ellos, Arabia Saudí, país de nacimiento del terrorista. Pero a pesar de que las autoridades no se manifestaron todavía al respecto, los ciudadanos recibieron esta noticia con alegría.


No obstante y pese al ambiente de triunfo y alivio, los altos funcionarios advierten de la importancia de mantenerse vigilantes ante el riesgo de represalias. La muerte de Osama Bin Laden puede provocar la reacción de terroristas y hay que estar alerta. El terrorismo internacional todavía no ha sido derrotado y todos los estados democráticos deben colaborar para combatirlo, subrayan Gran Bretaña, Alemania, Italia y otros países en sus notas de reacción al suceso. El analista Claudio Fuente señala que "en las próximas semanas los pasajeros de aviones van a sufrir más que ahora porque se van a tener que intensificar las medidas de seguridad".


Los expertos en política internacional creen que Osama Bin Laden era una figura simbólica que contaba con una fuerte presencia moral y financiera, pero con su muerte Al Qaeda no se quedará descabezada, ya que hay figuras muy fuertes y puede aparecer un nuevo líder. Para ellos, este no es un avance considerable contra el terrorismo y para lograr la verdadera victoria hay que seguir combatiendo.


LA MUERTE DE BIN LADEN CAUSA UNA REACCIÓN INMEDIATA EN LAS BOLSAS DEL MUNDO

Las diferentes bolsas del mundo han reaccionado de inmediato tras el anuncio del mandatario estadounidense, Barack Obama, de la muerte del terrorista 'número uno', Osama Bin Laden.El dólar subió porque el fallecimiento del líder terrorista de Al Qaeda incentivó a los inversionistas a comprar la divisa norteamericana.Además los precios del crudo bajaron más de un 1%, lo que pudo ser una de las causas de la subida en las acciones de las dos primeras aerolíneas surcoreanas, Korean Air y Asiana Airlines, que avanzaron un 6,46% y un 11,46%, respectivamente.

Los precios del oro bajaron casi un 30% y los de la plata disminuyeron casi un 10%.

Los analistas afirman que la muerte del hombre más buscado por Estados Unidos implica una reducción de riesgo y más estabilidad en Oriente Medio, algo que contagió a la mayoría de los mercados. Los expertos reiteran que el hecho también podría disminuir la falta de seguridad en EE. UU. e incentivar el consumo en el país, pero pocos creen que éste vaya a ser un efecto con consecuencias a largo plazo.
A la vez otros analistas advierten que el anuncio del fin de la vida del terrorista conocido por todo el mundo puede traer más violencia en diferentes partes de nuestro planeta. Frente a esta amenaza el Departamento de Estado norteamericano publicó una alerta para los estadounidenses que están viajando informándoles de una posibilidad considerable del aumento de las agresiones contra los ciudadnos de ese país.


¿Y AHORA QUÉ: INCREMENTO DE OPERACIONES MILITARES O CUMPLIMIENTO DE PROMESAS ELECTORALES?

Los expertos consideran que la reciente noticia sobre el exitoso operativo de los militares estadounidenses en Pakistán, que causó la muerte del terrorista más buscado del mundo, Osama Bin Laden, podría influir significativamente en los resultados de las próximas elecciones presidenciales en EE. UU.


“Es una situación muy delicada porque al mismo tiempo que beneficia muchísimo al poder estadounidense, se recupera la imagen del presidente Obama, su presencia ante el mundo”, considera la abogada y analista política Eva Golinger. Según la experta, el éxito de la operación “ya ha tenido un impacto muy fuerte que ha dado un impulso inesperado a la candidatura de Barack Obama en un momento en el que su presidencia está muy debilitada. Obama no ha logrado ni siquiera una de las promesas de su campaña del 2008, con la excepción de la reforma del sistema de salud, que ahora está bajo mucha crítica y cuestionamiento”.


“No había mucha probabilidad de que él iba a ganar las elecciones del 2012. Pero ahora cambia el escenario. El presidente Barack Obama, es el presidente que logró neutralizar al enemigo número uno del mundo. Es muy probable que sea reelegido… Ni siquiera de los sectores de la derecha, que forman parte de su oposición lo pueden criticar. Todo el mundo lo está aplaudiendo en EE. UU.”


Lo que más se preguntan en la actualidad los expertos es sobre los planes militares de EE. UU., en un momento de evidente controversia entre las promesas de Obama de reducción de las operaciones militares, retirando las tropas de Irak y Afganistán, y la necesidad de prever cualquier tipo de posibles amenazas en un futuro próximo por parte de los aliados de Bin Laden.
“¿Y ahora qué? Ahora que Obama se convierte en el presidente victorioso de la guerra, parece que van a aumentar las operaciones. Se está hablando mucho de que la amenaza contra EE. UU. se incrementa. Es una guerra que no tiene fin. A cierto punto la comunidad internacional tiene que exigir a EE. UU. que reflexione y que ponga fin a estas guerras", opina Eva Golinger.


TEATRO DEL TERROR: OSABA BIN LADEN,´CRÓNICA DE UNA MUERTE CONGELADA

Es probable que Osama bin Laden ya estaba muerto y que el anuncio de la administración de Obama es una estratagema política dentro de la espectral guerra contra el terrorsimo.El malo de una película demasiado larga ha muerto. Pero más que morir en una épica escena de acción como ha relatado oportunamente el presidente Obama ( bin Laden asesinado en un combate fuego contra fuego por los Navy Seals) tal vez el malo haya muerto años atrás y ahora su muerte será transmitida al mundo como un símbolo de los resultados de la guerra contra el terror, renovando el brío vaquero de “ir por ellos” en esa sempiterna dialéctica del malo y el bueno.Estamos ante un interesantísmo caso de manejo político en el cual hay que estar atentos en los siguientes días a la versión oficial, cotejándola con versiones alternativas que apuntan a que Osama bin Laden había muerto años atrás o a que se le estaba protegiendo (en un cautiverio expectante a la coyuntura política más conveniente: para matarlo (a Osama o a su doppelganger mediático).

El sábado Obama decía chistes y se burlaba de Fox News y de su adversario Donald Trump en la cena de los corresponsales, sabiendo secretamente que el domingo tendría su feria. ¿Acaso esta celebración –comunión- entre el poder político y los periodistas no es una especie de preparación –congraciada- de la cobertura que tendríamos hoy? Si el arsenal del ejército se desplegó para asesinar a Osama en Pakistán, el arsenal de los medios hoy se desplegó a todo poder para matar a Osama en la pantalla de la televisión, de los diarios y de la web. Porque esto se trata de matarlo en la mente de los electores, de celebrar su muerte como un cazador que enseña a la presa más preciada, el cazador que mata al temible oso en el desierto y se toma la foto.


Sin dar por sentado que Osama estaba ya muerto, como muchos medios conspiratorios, existen sospechas fundadas para poner en duda lo que nos dice el gobierno de Estados Unidos (sinceramente creer al pie de la letra lo que dice el gobierno de Estados Unidos es como recibir atole del dedo de un hombre sin dedos). Entendiendo que puede haber desinformación de varios lados: de la prensa conspiratoria (como Alex Jones), de la prensa y de los gobiernos islámicos y del gobierno de Estados Unidos, analizemos un poco la posibilidad de que Osama ya estaba muerto y esto es una nueva operación psicológica de manipulación de la opinión pública.Como antecedente hay que decir que Osama fue entrenado a principios de los ochenta por la CIA en la operación contra código Ciclón, como resistencia a la invasión rusa de Afganistán. Una operación que también es responsable de la creación del grupo terrorista Al-Qaeda (la misma Hilary Clinton aceptó que ellos crearon a Al-Qaeda). Un grupo terrorista que ha sido llamado “el brazo islámico de la CIA”.


La familia bin Laden y la familia Bush tienen una estrecha y duradera relación. El hermano de Osama bin Laden, Salem, fue inversionista de la compañía de petróleo de George Bush padre, Arbusto Oil. El representante financiero de George W. Bush y compañero en el ejercito, James Bath, también fue representante de Salem bin Laden, en Houston. La familia bin Laden invirtió en el grupo Carlyle en 1994, aunque según la familia del patriarca Mohammed bin Laden, que tuvo más de 50 hijos, Osama fue desheredado desde 1991. En octubre del 2001 la familia bin Laden retiró su inversión del Grupo Carlyle, por conflictos de intereses.George H. W. Bush fue miembro de la junta directiva del Grupo Carlyle, fondo de inversión militar privado que se benefició enormenemente de la Guerra con Ira.


Los bin Laden fueron sacados de Estados Unidos después del atentado del 2001, en momentos en los que estaba prohíbido usar el espacio aeronáutico.Como ultimo detalle hay que recordar que William Cooper predijo meses antes del 11 de sepriembre del 2001 que se orquestaría un atentado en Nueva York y que Osama sería inculpado .En el 2004 la radio estatal de Irán señaló que Osama bin Laden había sido capturado en la región fronteriza de Pakistán con Afganistán “mucho tiempo atrás”.


El presidente de Pakistán Pervez Musharraf dijo en el 2002 que bin Laden había muerto de una enfermedad en el riñón y que había necesitado de una máquina de diálisis cuando vivió en Afganistán. Ese mismo año el oficial de contraterrorismo Dale Watson dijo “Personalmente creó que probablemente no está más con nosotros”.

Un líder del Talibán le dijo al Pakistan Observer el 21 de diciembre del 2002 que bin Laden había sufrido de una severa complicación pulmonar y había muerto días antes en las montañas de Tora Bora.


Alex Jones reveló en un programa de radio en el 2002 que bin Laden había muerto por una enfermedad del riñón y que había sido congelado para ser producido antes de las elecciones del 2004. Jones cita a un miembro del Consejo de Relaciones Exteriores como su fuente y dice que la familia bin Laden le habría dado el cuerpo de Osama a la CIA. (Según versiones oficiales ayer el cuerpo de Osama bin Laden fue enterrado en el mar según las costumbres musulmanes por el ejército de Estados Unidos, con el fin de evitar crear “un santuario para sus seguidores”, así que al parecer simplemente tendermos que creer las palabras de Obama. O no).


Aunque tal vez no hayan criogenizado el cuerpo de Osama, es muy posible que su muerte sí haya sido congelada, suspendida en espera de ser enjugada políticamente. Y por alguna razón que aún no sabemos, la agenda dictó este 1 de mayo como el día de la muerte de bin Laden, un día en el que se beatificó al Papá Juan Pablo II, se cumplieron 66 años de la muerte de Hitler y se celebraron 235 años de la sociedad secreta de los Iluminati de Bavaria. ¿Tal vez Osama fue usado como uno de esos hombres que se sacrificaban en los ritos de fertilidad paganos, quemado vivo, como el “hombre de mimbre”?


El gobierno de Estados Unidos ha anunciado que el ADN de Osama bin Laden fue identificado usando una muestra de su hermana tomada de un hospital de Boston, sin embargo el Massachusets General Hospital ha negado que la hermana de Osama haya estado en su hospital o que el FBI pidiera una muestra.


Entre los expertros y académicos la teoría de la muerte previa de bin Laden hace también eco. El oficial de inteligencia del gobierno de Estados Unidos y profesor de la Universidad de Boston, Angelo M. Codevilla dijo que “Toda la evidencia sugiere que Elvis Presley está más vivo que Osama bin Laden hoy en día”.Codevilla basa su aseveración en el minucioso análisis de los videos difundidos por la prensa en los que supuestamente aparece bin Laden, los cuales según él son en realidad manipulaciones digitales o revelan la participación de un impostor.El profesor de la Universidad de Duke y director de estudios religiosos de esta universidad, Bruce Lawrence dice que analizando el lenguaje que usa el Osama de los videos no le parce que sea el mismo Osama de antes del 11 se septiembre.


En su libro Osama Bin Laden: Dead or Alive? El profesor emérito de la escuela de teología de Claremont California, David Ray Griffin, sostiene que Osama murió de una falla en el riñón el 13 de diciembre del 2001. Y mientras que Osama previamente a esta fecha había dicho que to tenía que ver con el atentado del 9-11, después de esta fecha emepezaron a aparecer videos en los que aceptaba su participación y hablaba de una guerra santa, acomodándose a las pretensiones bélicas del gobierno de Bush.El ex agente de la CIA, Robert Baer dijo al sitio Prison Planet en el 2008 que era obvio que Osama estaba muerto.


Evidentemente mucha de esta información se contradice, pero en conjunto deja la duda sobre la veracidad del informe de Obama y nos alerta a la capitalización política de la muerte de bin Laden. Si bien la muerte de Osama puede significarle de cara al 2012 un voto de confianza a Obama con los millones de estadounidenses que todavía ven el mundo en blanco y negro (hoy miles de estadounidenses salieron a las calles a celebrar el éxito de la guerra contra el terror y los mercados financieros amanecieron a la alza festejando la muerte del enemigo), es posible que también de lugar a la siguiente escena en el teatro del terror, justificando un nuevo atentado y su subsecuente represión (ayer la BBC reportaba que el Talibán había anunciado una ofensiva). Habrá que estar atentos a como se desenvuelve este juego de ilusionismo politico en el que lo que se pone en juego a fin de cuentas es la mente de los espectadores y la realidad colectiva que admiten sea instituida en el mundo.


POPULARIDAD DE OBAMA SE CATAPULTA CON LA MUERTE DE OSAMA BIN LADEN

Reforzando la posibilidad de que la muerte de bin Laden fuese parte de una estrategia mediática y pre electoral, encuestas comprueban que la popularidad de Barack Obama ha sido catapultada luego de la noticia.
Tan solo un mes después de que se publicará una encuesta realizada porReuters/Ipsos, señalando que únicamente el 17% de los estadounidenses consideraban a su presidente como un líder militar solido, Barack Obama apareció para confirmar lo que unas horas antes medios como CNN ya estaban difundiendo: Osama bin Laden esta, finalmente, muerto.




Del 100% de encuestados en aquel momento el 48% percibía a Obama como “cauteloso”, el 36% como “indeciso y titubeante” y el 17% como “fuerte y decisivo”. Y si tomamos en cuenta la enorme relevancia que tiene la cultura bélica para los ciudadanos de Estados Unidos, y su necesidad psicológica por sentirse encabezados en ese rubro por un sólido “macho alfa”, lo cierto es que esta encuesta revelaba una significativa debilidad estratégica para Obama y, en especial, para su futura búsqueda de una reelección en 2012. Por otro lado, hace apenas seis meses, en octubre de 2010, la popularidad de Obama rondaba su mínimo histórico, cuando la encuestadora Harris detectó que el 67% de los estadounidenses no tenían una opinión favorable sobre el desempeño de su presidente.


Pero hoy, luego del anuncio de que bin Laden había muerto a causa de una operación militar orquestada por su gobierno, las cosas han cambiado. A escasas semanas de que Obama confirmara su intención por contender en 2012 para reelegirse, la muerte de bin Laden, cuyo valor es más simbólico que real pues tampoco se espera que influya significativamente en la transformación de las dinámicas geopolíticas, pero si en la psicología de masas, se presenta, frívola pero tangiblemente, como la carta más poderosa que mostrará el actual mandatario durante las próximas elecciones.


Si bien hasta ahora ninguna de las encuestadoras más fiables ha terminado de realizar un nuevo sondeo para determinar el cambio en la percepción sobre Obama, Rasmussen Reports adelantó que luego de un sondeo a través de Twitter y Facebook, existe un explícito ánimo de celebración en torno a la noticia sobre la muerte de bin Laden y adelantó que este ánimo se traducirá palpablemente en las próximas encuestas para medir la popularidad de Obama (factor que para muchos sugiere la posibilidad de que este evento sea parte de una estrategia electoral por parte del equipo de Obama).


El diario New York Post utilizó un encabezado que, de acuerdo con Rasmussen Reports, refleja a la perfección el ánimo actual “Justice at Last” (justicia al fin), lo mismo que ocurre con el del diario The New York Daily News, que reza “Got ‘Em.” (los agarramos). Pero curiosamente una encuesta realizada hace 6 meses sugería que solo el 23% de los estadounidenses consideraban que la muerte de bin Laden haría de su país un lugar más seguro, sin embargo hoy, ante la noticia, seguramente el imaginario colectivo se estará regocijando con este suceso y muchos realmente se sentirán más seguros e incluso orgullos frente al mundo.


En este sentido los medios desempeñarán un papel fundamental para inflar la euforia de los ciudadanos alrededor de la muerte de Osama, por lo que debemos estar atentos no solo al comportamiento de las próximas encuestas sobre la popularidad del presidente, que seguramente confirmaran la tendencia detectada por Rasmussen reports, sino el manejo mediático que se le de al asunto.


¿ES LA MUERTE DE OSAMA BIN LADEN PARTE DE LA ESTRATEGIA ELECTORAL DE BARACK OBAMA?

La muerte de Osama bin Laden durante una operación militar se perfila como la mayor carta para que Barack Obama consiga la re elección presidencial el próximo año.Casi una década después de que comenzara la búsqueda de Osama bin Laden por parte del gobierno de Estados Unidos, entonces encabezado por George W. Bush, por fin la mayor potencia militar del mundo fue capaz de ubicar y matar a este presunto líder de la organización acusada de terrorismo, al Qaeda.


En si resulta un tanto difícil de creer que en tanto tiempo las agencias de inteligencia del gobierno estadounidense, aliadas a las de prácticamente todo el mundo, no hubiesen podido detener a bin Laden. Pero esta duda se refuerza si tomamos en cuenta que desde hace tiempo ya habían denuncias en torno a la ubicación de este ícono del terrorismo contemporáneo, y apuntaban a Pakistán. Hace siete meses reportamos en Pijama Surf sobre una declaración emitida por un funcionario de la OTAN que aseguraba que Osama vivía plácidamente en este país.


Hoy, 9 años y siete meses después de instaurada la cacería en su contra, Osama bin laden fue supuestamente sorprendido afuera de una lujosa mansión en las afueras de Islamabad, en compañía de servidumbre y familia. Un escenario bastante lejano a las supuestas cuevas o búnkeres subterráneos en las que permanecía guarecido, eludiendo a las fuerzas estadounidenses gracias a las densas montañas afganas o pakistaníes. La suma de elementos nos sugiere la posibilidad de que el gobierno de Estados Unidos conocía desde hace tiempo la ubicación exacta de bin Laden.


Y si tomamos en cuenta lo anterior, resulta inevitable preguntarnos ¿Por qué ahora? Una de las respuestas más obvias es que la operación que termino con la vida del ahora difunto líder de al Qaeda fue cronológicamente elegida para jugarse como una poderosa carta dentro de la estrategia electoral de Barack Obama con mitas a su reelección en 2012. Aquí lo interesante será estar pendientes de como afecta esta noticia a las encuestas de popularidad del presidente de Estados Unidos, y con ello tendremos un elemento más para seguir “especulando” en torno a la verdadera agenda detrás de la muerte de bin Laden.


MEDIOS PAQUISTANIES DENUNCIAN LA FALSEDAD DE LA PRESUNTA FOTO DE BIN LADEN

(Por EFE)

La imagen, un montaje que une la parte inferior de la cara de Bin Laden con la superior de un individuo ensangrentado y con un ojo semiabierto.
Medios paquistaníes denunciaron hoy la falsedad de un fotografía publicada en primer lugar por uno de sus canales de televisión con el supuesto rostro sin vida de Osama Bin Laden, que resultó ser un montaje.


"Se ha expandido como un incendio. Estamos intentado averiguar de dónde ha salido. Creemos que ha sido obra de un simpatizante integrista para presentar a Estados Unido como un país violento,” dijo a Efe la periodista del canal paquistaní Express Anjum Rahman.La imagen, un montaje que une la parte inferior de la cara de Bin Laden con la superior de un individuo ensangrentado y con un ojo semiabierto, fue difundida en primer lugar por el canal paquistaní Geo, y desde ahí adquirió una difusión mundial.


Geo precisó que la autenticidad de la imagen no había sido comprobada antes de su difusión, pero para cuando aparecieron en la red las dos fotografías usadas para el montaje, muchos medios habían publicado el supuesto rostro del terrorista muerto.
Bin Laden fue abatido hoy por fuerzas especiales estadounidenses en la mansión que le servía de refugio, ubicada en la tranquila ciudad norteña paquistaní de Abbottabad.Desde allí, su cadáver fue transportado a la base aérea de Bagram, en Afganistán, donde tuvo lugar una ceremonia funeraria siguiendo el rito islámico, y más tarde arrojado al mar, según distintos medios.


BOLSAS DEL MUNDO SUBEN TRAS MUERTE DE BIN LADEN

La mayoría de los mercados bursátiles del mundo subieron el lunes tras conocerse la muerte de Osama bin Laden a manos de fuerzas estadounidenses luego de casi una década de búsqueda.El presidente estadounidense Barack Obama anunció el domingo que el hombre que inspiró los ataques terroristas del 11 de septiembre del 2011 en Estados Unidos murió en Pakistán durante una operación dirigida por Washington.La mayor parte de las plazas accionarias —salvo en Gran Bretaña, China y Hong Kong, que no abrieron— tuvieron aumentos iniciales que luego se moderaron o perdieron por la cautela de los inversionistas ante un paquete de noticias económicas previstas para los próximos días.En Nueva York, el promedio industrial Dow Jones bajó 3,18 puntos luego de ganar hasta 65 durante la mañana.


En Europa, el índice CAC-40 de Francia subió 0,1% y el parámetro alemán DAX ganó 0,2%, mientras que el Nikkei 225 de Japón aumentó 1,6%, su cierre más alto desde el terremoto y subsecuente tsunami del 11 de marzo en el noreste del país. El índice Kospi de Corea del Sur avanzó 1,7% y también registró un nuevo récord.Ben Potter, estratega de mercado en la firma australiana IG Markets, dijo que la muerte de bin Laden fue un estímulo inmediato para los mercados de capital.


"Sin embargo, como muchos rebotes eufóricos, es frecuente que tengan poca vida, especialmente dadas las posibilidades de ataques en represalia de parte de extremistas", escribió en un reporte.Entre los informes económicos esperados esta semana figuran la información de las nóminas —sin incluir las del sector agrícola— en Estados Unidos, y la decisión que tomen el Banco Central Europeo y el Banco de Inglaterra sobre las tasas de interés.
El euro subió 0,6% y ascendió a su mayor valor en 18 meses al cotizarse en 1,4890 dólares.El crudo alcanzó su mayor precio desde mediados del 2008. El petróleo de referencia para entrega en junio aumentó 40 centavos a 114,33 dólares el barril en la Bolsa Mercantil de Nueva York.


LA MUERTE DE BIN LADEN AVIVA LA POPULARIDAD DE OBAMA

(Por EFE)

La muerte de Osama bin Laden, el líder de la red terrorista Al Qaeda, en una operación estadounidense representa el mejor espaldarazo que el presidente de EEUU, Barack Obama, podía esperar en su mandato. "Se ha hecho justicia", anunció en tono solemne desde la Sala Este de la Casa Blanca.A lo largo de los últimos 10 años, desde los atentados del 11 de septiembre de 2001, el que Bin Laden continuara libre se había convertido en una dolorosa herida para los servicios de inteligencia estadounidenses y un quebradero de cabeza para el Gobierno en Washington.George W. Bush se fue sin haber conseguido dar con el enemigo público número uno de EEUU, pese a haber asegurado que lo quería "vivo o muerto".


Aunque cuando se les preguntaba acerca del terrorista, Obama y su Administración insistían en que su captura seguía siendo una prioridad, a ojos del público parecía evidente que la Administración demócrata tenía la vista en otra parte a la hora de considerar su política de seguridad nacional.Mientras un Bin Laden vivo y libre continuaba funcionando como gancho para jóvenes musulmanes de todo el mundo atraídos por sus ideas extremistas, en EEUU Obama veía cuestionada su estrategia de seguridad nacional.


La oposición republicana le criticaba por su promesa de cerrar la prisión de Guantánamo, creada para albergar a sospechosos de terrorismo, y le acusaban de poner con ello en peligro al país.El presidente que llegó con la promesa de poner fin a la guerra en Irak tuvo que reforzar la presencia en Afganistán, donde hoy hay cerca de 100.000 soldados estadounidenses, el triple que en 2008, y este marzo lanzó una nueva incursión militar, en Libia, a la cabeza de una coalición internacional.


OBAMA PIERDE BRILLO, PERO LA CIA SE RECUPERA

Sus cotas de popularidad mantenían una constante trayectoria descendente. En abril quedaron en torno al 45%, muy lejos del 70% que tenía a su llegada al poder.Pero en estos dos años, el director de la CIA que había nombrado, Leon Panetta, había logrado que la agencia recuperara la autoestima perdida a raíz de las acusaciones de tortura en Irak o en la lucha contra el terrorismo.Las medidas para lograr una mayor armonización y cooperación entre las distintas agencias de inteligencia -un proceso comenzado ya por George W. Bush- comenzaban a dar fruto.


El general Stanley McChrystal, al frente del Mando de Operaciones Especiales Conjuntas -antes de pasar al mando de las tropas en Afganistán para ser cesado por falta de respeto a las autoridades civiles hace un año-, también desempeñó un papel importante para integrar a los servicios secretos militares dentro de la llamada "comunidad de inteligencia".


Los esfuerzos comenzaron a dar sus frutos en noviembre, cuando los servicios secretos tuvieron los primeros indicios de que Bin Laden podría encontrarse en un complejo residencial en las cercanías de Islamabad.Días después de dar la orden de lanzar la operación, Bin Laden fue muerto en una operación descrita como de "precisión quirúrgica" por altos funcionarios estadounidenses.Frente a una audiencia que incluía a Panetta -propuesto como nuevo secretario de Defensa y cuya confirmación en el Senado ya puede darse por segura-, el director de Inteligencia, James Clapper, y otros altos funcionarios, Obama anunció la muerte del terrorista, "el logro más significativo hasta el momento en nuestros esfuerzos por derrotar a Al Qaeda".


Obama advirtió de que se multiplica ahora el riesgo de atentados terroristas como represalia a pesar de que altos funcionarios del Gobierno predicen que Al Qaeda, privada de su líder más carismático, comienza "el camino hacia el declive".


Y centenares de personas se congregaban ante la Casa Blanca para manifestar, con cánticos patrióticos, su alegría por la eliminación de Bin Laden.Quedan 18 meses para las elecciones estadounidenses. Aún pueden pasar muchas cosas. En particular, la economía sigue sin dar visos de una recuperación lo suficientemente enérgica, el gran problema para Obama durante todo su mandato.Pero Obama irrumpe ahora en la campaña con una ventaja que no tendrá nunca nadie más: haber sido el presidente que consiguió la muerte de Osama bin Laden.


EN IMÁGENES:OSAMA BIN LADEN,EL"MÁS BUSCADO"

http://www.bbc.co.uk/mundo/video_fotos/2011/05/110502_fotos_osama_bin_laden_muerte_eeuu_amab.shtml


VIDEO,SALFATE:AL-QAEDA NO EXISTE

http://youtu.be/4ERtWo7i2uw


VIDEO,LA VERDAD ACERCA DE BIN LADEN

http://youtu.be/DylcZUg9bis


VIDEO,JÓDASE PRESIDENTE BARACK OBAMA

http://youtu.be/qyI-IeUgAM4


VIDEO,LA MUERTE DE OSAMA BIN LADEN ES UN FRAUDE

http://youtu.be/-NLDlX3RYnE


VIDEO,LA MENTIRA DE OBAMA

http://youtu.be/nLk8AGSb3I4

VIDEO,¿QUE OPINAN DE LA SUPUESTA MUERTE DE OSAMA BIN LADEN?

http://youtu.be/zmb645bqFZs

VIDEO,ALERTAN SOBRE USO POLÍTICO DE SUPUESTA MUERTE DE BIN LADEN

http://youtu.be/zhnuo-WeERg

VIDEO,DUDAS RODEAN LA MUERTE DE BIN LADEN

http://youtu.be/eaQO3tdBB5M

VIDEO,EMBAJADA DE EEUU SIGUEN EN ALERTA

http://youtu.be/R9PWKMZ6xtw

VIDEO,VENEZUELA CRITICA A EEUU POR ASESINATO DE BIN LADEN

http://youtu.be/RPM2Z7hWl_A

VIDEO,CON LA MUERTE DE BIN LADEN NO TERMINA AL QAEDA(ANALISTA)

http://youtu.be/SdfuqOH1qu4

VIDEO,LA FOTO DEL CADAVER DE OSAMA BIN LADEN ES FALSA

http://youtu.be/ytx5zAgixwA


VIDEO,MUERE BIN LADEN RITUAL ILLUMINATI DEL 1 DE MAYO ( HITLER Y LOS ILUMINADOS)

http://youtu.be/n8A4Hq7CzK4


VIDEO,BIN LADEN MURIO FARSA ILLUMINATTI 1 DE MAYO

http://youtu.be/HN3A5l1YfC8

VIDEO,¡OBAMA LO MATÓ A OSAMA!INFORME ESPECIAL.ADRIAN SALBUCHI

http://youtu.be/Zanq2dBFZqU

VIDEO,SALFATE Y FELIPE:CONSPIRACIÓN SUPUESTA MUERTE DE OSAMA BIN LADEN

http://youtu.be/XXc_VH41_N4

http://youtu.be/MgS9UKtcw7w

VIDEO,OSAMA BIN LADEN,LA GRAN MENTIRA

http://youtu.be/yDl7gUlqGCQ

VIDEOS,SALFATE LA MUERTE DE OSAMA BIN LADEN

http://youtu.be/z78jvs7BMtg

http://youtu.be/0-KtEIaoTCQ


VIDEO,ULTIMA ENTREVISTA A BENAZIR BUTTHO-OSAMA BIEN LADEN FUÉ ASESINADO EN 2002

http://youtu.be/03y-kBZ-9Oo


VIDEO,AL QAEDA ESTÁ 100% DIRIGIDA POR EL PENTÁGONO-ALEX JONES

http://youtu.be/TNNZZGvxR-4


VIDEO, OSAMA BIN LADEN Y LA CIA

http://youtu.be/kNZu6JsLPCM


VIDEO,OSAMA BIN LADEN ENTRENADO POR LA CIA

http://youtu.be/75TD1OSwOlA

VIDEO,LA CIA Y OSAMA BIN LADEN

http://youtu.be/RUFYI_YvBIs



http://youtu.be/LS3RpdvbtWQ


VIDEOS,AL-QAEDA NO EXISTE


http://youtu.be/UN_9vJGbyEI


http://youtu.be/BOUsecrUEh0


http://youtu.be/QOPAEsDefRo


http://youtu.be/rDpeHm-0fZs

VIDEO,AL-QAEDA NO EXISTE

http://youtu.be/dewk-XmH5Ck


VIDEO,LAS PROMESAS DE OBAMA AL ASUMIR LA PRESIDENCIA DE EEUU Y SUS CONTRADICCIONES

http://youtu.be/BPiuhdu8zBk


http://youtu.be/O13NkBzNnGE


http://youtu.be/TnrbRdrAEEE


VIDEO,HERMANDAD DE SATURNO CULTO ILLUMINATI DEMONIACO MUNDIAL

http://youtu.be/aP3M1ZqK-nY


VIDEO,CULTO ILLUMINATI SATANICO A SATURNO ¿QUIEN ES SATAN?

http://youtu.be/egfgnVipYwE


VIDEO,CUIDADO CON LOS JUDIOS-CULTO A SATURNO

http://youtu.be/Bq_LcI-Go2U


VIDEO,CULTO SATÁNICO A SATURNO

http://youtu.be/6Zf05cdvDIE



























2 comentarios:

Lorde dijo...

Espalhem este artigo pelo mundo inteiro.Estes diabos precisam ser desmascarados e detidos.

Anónimo dijo...

I offer to your attention a film about six priorities of the generalized instruments of management by countries and people of Earth.
Six Principles of Global Manipulation
Anti-Qur'an Strategy of the Bible Project Wheeler-Dealers